Grezzi desoyó a la Policía Local cuando le afeó una batucada durante el Bicifest

Grezzi, durante un pleno municipal. /Irene Marsilla
Grezzi, durante un pleno municipal. / Irene Marsilla

La Policía Local acudió al paseo de la Alameda tras las protestas vecinales por el ruido que causaba la marcha contra el cambio climático

Álex Serrano
ÁLEX SERRANOValencia

Las relaciones entre el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Valencia, Giuseppe Grezzi, y la Policía Local no son buenas. No en vano, desde el inicio del mandato los sindicatos policiales han protestado en varias ocasiones por declaraciones o actos del concejal, el último una cuestión enrevesada con un comentario del edil sobre una multa impuesta a un ciclista que circulaba con dos menores en el vehículo. Esta relación vivió un nuevo y tormentoso episodio el pasado día 19 de mayo, según ha podido saber este diario de fuentes de toda solvencia.

Todo ocurrió durante la celebración del Bicifest, el evento ciclista que organizó el Consistorio para acompañar el Congreso Ibérico La Ciudad y la Bicicleta, que se celebró en Valencia durante esa semana. La concejalía de Movilidad Sostenible informó a la Policía Local de los actos que iba a organizar tal como manda la ley. La delegación de Protección Ciudadana se dio por enterada y dio comienzo el evento.

Los hechos sucedieron el sábado 19 por la tarde. El Bicifest albergaba una marcha contra el cambio climático que recorrió las calles de la ciudad y terminó en el paseo de la Alameda. El acto estaba ya comunicado a la Policía Local, que se limitó a hacer labores de vigilancia para que todo transcurriera con normalidad. Y así fue hasta que, en un momento determinado de la tarde, al acto se unió una batucada que empezó a tocar música en el paseo de la Alameda.

El concejal había informado de todos los actos con anterioridad a la celebración del evento

Fue entonces cuando, según ha podido confirmar este diario de fuentes municipales y de entre los sindicatos de la Policía Local de Valencia, comenzaron a llegar llamadas a la centralita del Cuerpo municipal. Eran de vecinos del entorno del paseo de la Alameda que protestaron por el ruido que provocaba la batucada. Se personaron en el lugar agentes de la Cuarta Unidad de Distrito que preguntaron por el organizador. Siempre según las versiones recogidas por este diario, fue entonces cuando el concejal Grezzi dijo que él era el organizador. Los agentes le dijeron que la ambientación musical no estaba autorizada y que debían detenerla. Entonces el concejal dijo que él mismo se hacía responsable de lo que pudiera ocurrir durante el recorrido. Según fuentes policiales, «se puso chulo y dijo que si no sabían quién era él».

Los agentes se pusieron en contacto con el inspector de guardia, que les llamó a los pocos minutos y les dijo que dejaran proseguir la marcha pero rellenaran un parte de incidencias para que quedara constancia documental de lo que había ocurrido. Este diario intentó, en la tarde de ayer, recabar la versión del concejal Grezzi pero fue imposible.

Y es que la relación entre el edil y la Policía Local no es buena. Las críticas del concejal a una denuncia interpuesta a un ciclista que circulaba con dos menores en la misma bicicleta soliviantó a finales de mayo a los agentes, hasta el punto de que el CSIF exigió al concejal «que deje de enjuiciar actuaciones de la Policía Local en redes sociales porque está perjudicando la labor de los agentes, que se ocupan de que se cumpla la ley, y está provocando un deterioro de su imagen, alimentando la animadversión hacia el cuerpo». Incomprensible y para cabrearse. No entiendo sinceramente que hagan eso. Trasladad por favor mi solidaridad a la persona que lo haya padecido. Y no digo más porque después alguno quería montar un pollo contra mí por lo que estoy diciendo», dijo el edil de la protesta de un usuario que se quejaba de que a un amigo le hubieran multado por 60 euros por circular con sus dos hijos menores en una bicicleta.