La Valencia imaginada

El gran sueño de Valencia de acabar el Miguelete «con un remate especial»

Proyecto de coronación de El Miguelete./Biblioteca Valenciana Digital
Proyecto de coronación de El Miguelete. / Biblioteca Valenciana Digital

Desde el inicio de las obras en 1381 y hasta 1905 se han sucedido varios proyectos para acabar el emblemático campanario de la ciudad

Jaume Lita
JAUME LITA

En un artículo antiguo de 'La Valencia imaginada' se expuso que la Lonja de la Seda está por acabar, que el edificio actual es una parte del originalmente ideado, especialmente en altura. Pues con el campanario más famoso y emblemático del Cap i Casal ocurre más o menos lo mismo. Al Miguelete que hoy tenemos le falta 'algo' en su parte superior. En plena construcción que se empezó en 1381 se pensó y repensó cómo concluir la torre e incluso casi cinco siglos después de poner la primera piedra aún se presentó un proyecto nuevo que vendría a ser el más sencillo de todos los expuestos. Valencia estuvo cerca de tener un Miguelete de 200 metros de altura.

Lázaro Floro, pseudónimo del canónigo e historiador José Sanchis Sivera, publicó el libro 'Descripción e historia del Miguelete y sus campanas' (1909). El propio canónigo es el que relata, en un único capítulo, los diferentes proyectos que se presentaron para coronar el campanario de la Catedral de Valencia. Según consta el objetivo siempre fue que la torre «debía tener un remate especial». Destacados fueron las propuestas presentadas ante la Catedral. Al parecer en el proyecto primitivo de construcción del Miguelete constaba una aguja de estilo gótico pero no se realizó.

Entre 1925 y 1929 se realizó una claraboya en la parte superior, pero éste nunca fue la idea definitiva. Ya por aquella época el planteamiento era acabar «con un espiga» según recoge Lázaro Floro. Tras estas obras en la parte superior de la torre «se daba por terminada la obra». No fue hasta un incendio en el cimborrio con motivo de los fuegos artificiales disparados con motivo de Sant Donís cuando se instaló un 'penell' en lo alto del Miguelete.

Antonio Dalmau, en 1453, presenta la obra de coronar el Miguelete con un espigón. Todo listo y preparado pero el fallecimiento de Dalmau congeló y rompió por completo una idea que sí se iba a llevar a cabo. A partir esa época se instala un tinglado de madera para sujetar la campana superior y después una «espadaña» (pieza similar a la que se encuentra actualmente en la azotea), pero, según aparece en 'Descripción e historia del Miguelete y sus campanas' en el siglo XVIII se decidió derribar dado su estado y el daño que provocaba en la estructura.

Proyecto de José Aixa para coronar El Miguelete.
Proyecto de José Aixa para coronar El Miguelete. / Descripción e historia del Miguelete y sus campanas

Hay que transportarse 410 años desde la idea de Dalmau para encontrar el proyecto que hubiera cambiado la imagen por completo del Miguelete. Es más, la actual torre hubiera pasado a ser la base de un campanario coronado a más altura que cualquier rascacielos de los que hoy en día se han construido en Valencia. La Reina Isabell II se interesó en este proyecto de forma personal y todo se englobaba dentro de dedicar el remate del Miguelete a la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora. En Madrid se trabajó todo el planteamiento que llevaba la firma de Aloiss Heiss y las líneas generales de esta gran estructura adicional es el siguiente: Tras lo anteriormente mencionado de que el Miguelete hubiera sido la base de la gran estructura, la idea era coronar el campanario de Valencia con una nueva construcción que alarma por sus datos. La obra de Aloiss hubiera significado un añadido a la torre de 150,55 metros, es decir, que sumando los actuales 51 metros de altura, el Miguelete hubiera pasado a tener 200 metros totales desde la base hasta el punto más alto en el que se enc ontraría la imagen de la Inmaculada Concepción.

El proyecto de Aloiss Heiss que cautivó a la Reina no se llevó a cabo. Lázaro Floro apunta a la dificultad de añadir una estructura tan gigante al actual campanario. Una vez pasado este proyecto aún se presentó el aparentemente último de todos los realizados. Rematar el Miguelete hubiera sido posible con una obra muy parecida a la espadaña actual pero con una serie de herrajes y estructuras metálicas que hubieran posibilitado situar tanto las dos campanas como el reloj del Miguelete. Esta última idea fue obra de José Aixa y no se llevó a cabo por falta de dinero.

638 años después de comenzar las obras el Miguelete luce ante la plaza de la Reina con un aspecto que muchos quisieron coronar con proyectos que hubieran hecho del campanario de la Catedral Metropolitana un punto muy diferente al que hoy confiere al centro de Valencia. Así el Miguelete forma parte de la larga lista de proyectos de 'La Valencia imaginada' junto con otras ideas que se tuvieron para cambiar Valencia de forma radical a la que hoy disfrutamos. Entre otros proyectos se encuentra el diseño porticado de la plaza de la Reina, las 5 grandes avenidas con epicentro en la plaza de la Reina, la inacabada 'ciudad-jardín' de la burguesía valenciana, las ubicaciones pensadas para trasladar la plaza de Toros, los 48 diseños que se presentaron para construir el Ateneo Mercantil, el luminoso y nuevo Teatro-Hotel Principal de Valencia y los parques de atracciones que estuvieron cerca de construirse en Valencia.

Más noticias de 'La Valencia imaginada'