La gestión del Mercado Central enfrenta a los vendedores con el Ayuntamiento

Votación en el Mercado Central. /LP
Votación en el Mercado Central. / LP

Los comerciantes votarán hoy el respaldo a su autonomía tras recurrir el rechazo del Consistorio a un año más de prórroga del convenio

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

«Necesitamos tiempo». La presidenta de los vendedores del Mercado Central, Merche Puchades, resumía ayer de esta manera la principal urgencia de uno de los mayores centros europeos de venta de productos frescos. El 31 de diciembre acaba la prórroga del convenio que permite la gestión a los propios vendedores desde noviembre de 1986 y a día de hoy no hay alternativa del Consistorio.

Acerca del plazo de la prórroga hay una discrepancia abierta entre los vendedores y el gobierno municipal. Los primeros han presentado un recurso a la decisión de no ampliarla un año más, hasta el 31 de diciembre de 2020, en base a lo aprobado hace tres años. Desde el Consistorio insistían ayer que eso no es posible al caducar el documento.

Ante esta situación, los vendedores celebraron ayer una asamblea informativa previa a la votación que se realizará hoy con la que la junta directiva busca un respaldo mayoritario y negociar así una salida con el Consistorio en los tres meses y medio que le quedan al convenio.

El plazo se agota y quedan menos de cuatro meses para decidir quién se ocupa del recinto

Puchades consideró que la gestión de los vendedores es lo más positivo para los clientes, dado que se solucionan antes los problemas que surgen en la rutina diaria y se ofrecen servicios innovadores. «Necesitamos tiempo para dialogar», insistió. Desde que se firmó el convenio en 1986 ha cambiado mucho la legislación y la actual no permite la misma figura, según los informes del gobierno municipal.

«Hay que buscar la fórmula, la que sea, de tal manera que los vendedores sigan con la gestión», señaló. Otras fuentes citaron como ejemplo un concurso con un pliego de condiciones que ofrezca una mayor puntuación a las propuestas que integren la experiencia de vendedores. Incluso una concesión demanial, por ejemplo. Treinta y tres años después, nadie en el Mercado Central piensa en un modelo de gestión distinto. «La gente viene preocupada para preguntar y la asamblea también era por esto», dijo Puchades.

Fuentes próximas al concejal de Mercados, Carlos Galiana, indicaron sobre este conflicto que «la voluntad política es llegar a un acuerdo, pero aún no hay nada cerrado», para añadir que el Ayuntamiento trabaja desde hace meses con la junta directiva para «encontrar una solución factible y óptima para el Mercado Central. El convenio de autogestión no puede renovarse tal cual estaba hasta ahora. Se acabó en 2016 y ha tenido tres años de prórroga, el máximo que permite la normativa, un tiempo en el que se han estado contemplando varias soluciones». Los comerciantes entregaron un documento con alternativas, aunque siguen sin respuesta. Dentro de escasas fechas se espera una nueva reunión con responsables municipal donde conocerán la respuesta de estas opciones de gestión.

Uno de los comerciantes señaló la «gran sorpresa» que se llevaron el pasado julio cuando la petición de prórroga fue rechazada. «Da la sensación de que el gobierno municipal quiera este mercado», se planteó, lo que fue desmentido desde el Consistorio. Los vendedores pagan una cuota a la asociación, encargada de aspectos como todos los servicios relacionados con los clientes, la promoción y el mantenimiento del inmueble modernista.

Puchades recordó que delegaciones de otros países acuden a Valencia lo que se considera un sistema modélico de gestión. Además, ahora se están produciendo decisiones estratégicas para los comerciantes, como es la reurbanización de la plaza del Mercat y la plaza Ciudad de Brujas. Ambos motivos son más que suficientes para mantener una asociación de vendedores fuerte, lo que no sucederá en el caso de que las cuotas no reviertan en la mejora del inmueble, como sucede en otros mercados municipales. En los últimos años, este colectivo ha protagonizado varias protestas contra el gobierno municipal, como en todo lo relativo a los cambios de tráfico alrededor del inmueble.

Más