Font d'En Corts denuncia el paso de vehículos a gran velocidad en zona 30

Los vecinos exigen más badenes, el control de camiones fuera de horario y un semáforo para regular el puente en obras de Castellar

LOLA SORIANOVALENCIA.

Los vecinos de la pedanía de Font d'En Corts aseguran que no pueden descansar ni dormir por el intenso tráfico que se genera en la vía que atraviesa estas casas de huerta a toda hora.

Los principales problemas que sufren son el ruido que generan los coches y, sobre todo, el gran número de camiones que pasa por la carretera Font d'En Corts para acceder a las instalaciones de Mercavalencia.

Según detalla el presidente de la entidad vecinal, José Real, «el tráfico por nuestra pedanía no cesa. Tenemos paso de furgonetas, coches y camiones tanto por el día como por la noche, porque van a descargar productos, y a las 3 ó 4 de la madrugada hay gran actividad. Hay vecinos que me comentan que no hay manera de conciliar el sueño».

Los residentes en la pedanía piden medidas para reducir el ruido y la velocidad

Los residentes reconocen que hace unos meses el Ayuntamiento puso placas para advertir de la prohibición de circular a más de 30 kilómetros por hora, pero aseguran que «la realidad es que hay veces que los conductores van casi a 100 kilómetros por hora».

En una anterior intervención municipal, se pusieron dos badenes, «uno al principio de la carretera y otro próximo a una curva, pero se ha quedado una recta de 800 metros y la gente no duda en apretar el acelerador», añaden los residentes.

Por eso, exigen más badenes y pasos de cebra «porque tenemos una población de unas 200 personas, tanto en la carretera de Font d'En Corts, como en las entradas y alquerías y la mayoría es gente mayor. Como no tenemos ni horno, vienen panaderos a traer los productos y la gente mayor cruza por la zona y necesitamos sentirnos más seguros en la calle», añade José Real.

Otra de las críticas que realizan es la forma en la que se ha cortado al tráfico la mitad del puente que une Font d'En Corts con Castellar. El Ayuntamiento está realizando obras de urgencia en este puente porque se detectaron importantes grietas, «pero han dejado un único carril de salida de Castellar y los vecinos de Font d'En Corts no podemos pasar», añaden.

Según detallan, «tenemos que bajar e ir a buscar la V-30 para entrar por otro puente y como no tenemos comercios, nos toca hacer esto todos los días. Y hay gente mayor que sí iba con el coche por el puente de Castellar, pero que ahora no se atreve a dar tanta vuelta». Real exige que se regule con un semáforo el paso de coches de un lado y del otro.

Desde el Consistorio explican que han recogido la inquietud, pero admiten que la competencia de regular este espacio es de la Guardia Civil y están esperando respuesta.

En la entrada de Catarros, que comunica con la avenida Antonio Ferrandis (bulevar sur) también piden que se reubique a los autobuses de turistas que aparcan en la zona «porque tapan la visibilidad de las señales y es un peligro», añaden.