La excavación en la Roqueta se desbloquea tras el concurso fallido

Fachada principal del antiguo convento de la Roqueta. / damián torres
Fachada principal del antiguo convento de la Roqueta. / damián torres

El Ayuntamiento recurre a la adjudicación directa para nombrar al jefe de la investigación de los restos medievales y romanos en el convento

P. MORENOVALENCIA.

Dos años después de que acabara la primera fase de las obras en el antiguo convento de la Roqueta, una propiedad municipal desde 1978 para evitar su derribo, el Ayuntamiento ha desbloqueado la excavación arqueológica que permitirá seguir avanzando con el proyecto de recuperación del inmueble situado en la calle San Vicente.

La Mesa de Contratación aprobó el pasado lunes la adjudicación de la dirección de la excavación arqueológica, encargada a Fernando Villa, experto que ya se había presentado al concurso aunque fuera de plazo. Con esto culmina un proceso que se ha atascado más de la cuenta y que persigue la investigación sobre los restos medievales y de origen romano que hay en el subsuelo.

El Consistorio encargó las obras a principios de julio a la mercantil Carpintería Integra S.L. por un importe de 406.484 euros, IVA incluido, y un plazo de ejecución de 60 días. Quedaba pendiente la dirección científica, una parte esencial del proyecto para determinar los restos que deben integrarse en la posterior rehabilitación del inmueble.

La empresa que ganó el concurso de las obras se ha comprometido a un plazo de ejecución de 60 días

En síntesis, se hará una lectura con georradar antes de abrir zanjas, para después realizar una serie de catas tanto en el interior del convento, en concreto en el claustro, como en el exterior. La voluntad del Consistorio es reurbanizar el acceso con una ampliación de la zona peatonal junto a la puerta.

Así, todavía queda mucho para decidir el destino final del antiguo convento, cuyo último uso fue un colegio nacional. La primera fase de las obras consistió en consolidar los muros, eliminar postizos y desescombrar. Destaca en el conjunto una portada románica situada en la pared medianera con la parroquia de Cristo Rey, que será puesta en valor con el proyecto final.

La tradición cristiana atribuye a este lugar el enterramiento de San Vicente Mártir, aunque la intención no es buscar su localización, sino que las catas determinen la idoneidad de las obras posteriores. Aún así, es fácil que aparezcan tumbas de una necrópolis datada en los siglos IV y V, descubierta en una campaña realizada en 1985.

Las asociaciones vicentinas han pedido que el edificio se destine a honrar la memoria del santo, aunque lo más probable es que esto se reduzca a una sala, donde entre otros aspectos podría relatarse la próxima excavación arqueológica. En 2004, los arqueólogos trabajaron en solares que van desde los números 128 al 134 de la calle San Vicente Mártir, con el resultado del hallazgo de un cementerio medieval con más de 600 tumbas vinculado a una parroquia. Como se observa, la tradición cristiana tuvo mucha influencia en estas instalaciones, además de la presencia de una calzada principal romana.