Un espacio único contra el maltrato en Valencia

Punto de recepción y espacio para niños en la nueva oficina de denuncia y asistencia a víctimas. / manuel molines
Punto de recepción y espacio para niños en la nueva oficina de denuncia y asistencia a víctimas. / manuel molines

La oficina especializada en violencia de género arranca su andadura el lunes. «Llegarán muertas de miedo, pero una vez atraviesen esta puerta a ninguna se le va a soltar la mano», promete la responsable del centro

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

El lunes arranca en Valencia un espacio llamado a ser la salida de un túnel: el de la bofetada, la coacción, la amenaza o la agresión sexual en el entorno de la pareja. La nueva Oficina de Denuncias y Asistencia a Víctimas de Violencia de Género, concebida por la consellera de Justicia Gabriela Bravo, inicia su andadura.

Atrás queda ya la polémica competencial entre Bravo y la vicepresidenta Mónica Oltra en torno a esta unidad para centrar todos los esfuerzos en lo que realmente importa: que las víctimas encuentren los mejores apoyos profesionales y de entorno para vencer sus miedos y denunciar sin sentirse desamparadas.

En un primer piso de la Ciudad de la Justicia se encuentran las ocho estancias en las que las víctimas y sus hijos serán atendidos. Son casi 200 metros cuadrados en los que trabajan 26 mujeres y un hombres con un afán común: tranquilizar, informar, apoyar y, llegado el momento, denunciar con la mayor serenidad y confianza posible en aras de un relato de hechos lo más completo y fidedigno. Serán asistidas por 15 policías de la Generalitat y 12 profesionales de la Oficina de Atención a Víctimas del Delito (OVAD), seis de ellas, psicólogas, y otras seis, de servicios sociales.

El punto de recepción huye de lo lúgubre para brindar colores de esperanza en los momentos más negros. Hay cuadros abstractos con colores vivos, láminas, carteles, fotografías... El material pictórico y fotográfico que llega desde el Centro de Reeducación Pi Gros de Castellón. Color también en la zona para niños donde, garantizan las profesionales, «no estarán solos».

La subinspectora de la Policía Autonómica responsable de la oficina lanza una promesa: «Seguramente, llegarán muertas de miedo, pero una vez atraviesen esta puerta a ninguna se le va a soltar la mano». El plus esencial de la oficina es una atención de 360 grados en un único lugar. La víctima encontrará un lugar donde denunciar, pero también abogado, soluciones habitacionales si las precisa, protección para sus hijos (tantas veces la principal necesidad), acompañamiento para curar sus heridas (las del cuerpo y las del alma) o valoración de su riesgo para asignar la protección que le corresponda.

Mientras, la coordinadora de la OVAD destaca: «Aquí todos estamos especializados en violencia de género y eso es un plus, esto era necesario para las víctimas. Nuestra prioridad al recibirlas será tranquilizar, es el paso previo para un atestado policial lo más preciso posible». El lunes se abre una nueva luz, un lugar para vencer el miedo.