Las empresas de alquiler rechazan la tasa y el límite de vehículos en la calle

Una moto de alquiler, en un paso de peatones en Valencia. / irene marsilla
Una moto de alquiler, en un paso de peatones en Valencia. / irene marsilla

La asociación Adigital, donde participan firmas valencianas, alega ante la ordenanza de Movilidad y propone una exención del pago para que no penalice el mercado

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

La asociación Adigital, donde se integran algunas empresas valencianas a través de la plataforma Smart Mobility, ha presentado alegaciones a la ordenanza de Movilidad donde rechaza el pago de una tasa, el hecho de que las compañías necesiten autorización demanial previa o que se limite el número de vehículos de alquiler sin conductor que puedan operar en las calles de Valencia. La compañía incluyen a operadoras de motos y patinetes eléctricos.

El plazo de presentación de las alegaciones concluyó el pasado lunes y ahora, la concejalía de Movilidad debe decidir si las estima antes de llevar al pleno el documento definitivo para su aprobación. El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, ha decidido tramitar ya la ordenanza fiscal, con una tasa estimada de 60 euros por patinete al año como mínimo y 82 euros para los scooters.

La entidad rechaza en sus alegaciones esta tasa al considerar que la regulación debe ser metropolitana o que se produce un agravio con otras empresas de transporte como las de mensajería. Incluso que la tasa «no sería coherente con la movilidad sostenible porque desincentiva ofrecer estos servicios».

Aún así, en las conclusiones se acepta la posibilidad de «ofrecer un convenio entre los operadores y el Ayuntamiento en el que se establecería una exención o bonificación temporal», a cambio de ciertos compromisos de interés público, como el envío de información de las rutas al Consistorio, entre otros.

Sobre la autorización demanial y el límite de vehículos de alquiler (Vilar estimó este lunes que hay unos 3.000 operando en Valencia, muchos más de lo que indican las empresas en la alegación), se apunta a que este modelo «no sea rentable ni en el corto ni en el medio plazo y se limite su crecimiento». También proponen crear un grupo de trabajo entre operadores del sector y la Administración para consensuar un texto a aprobar definitivo para la ordenanza de Movilidad.

La posición de la asociación Adigital no es compartida por la empresa valenciana CarGreeen, que intenta poner en marcha desde hace tiempo un servicio de alquiler de coches eléctricos en la calle en Valencia. El representante de la compañía, Alejandro Villamuera, ha señalado su aceptación de una tasa, aún por definir, con el propósito de poner en marcha lo antes posible la actividad.

CarGreen pidió en septiembre del pasado año licencia para operar con 50 coches en la ciudad, aunque la iniciativa no ha cuajado todavía debido a incluir el aparcamiento gratuito para los usuarios en la zona ORA, un coste que sería reembolsado por la empresa al Ayuntamiento.