La empresa de los patinetes, a la espera de reunirse con Grezzi

I. D.

valencia. La multinacional Lime, propietaria de los patinetes eléctricos de alquiler que la Policía Local ha requisado de las calles hasta en dos ocasiones, sigue a la espera de poder mantener una reunión con el Ayuntamiento de Valencia para aclarar la situación y buscar una solución para desarrollar la actividad.

En concreto, fuentes de la empresa indicaron que han solicitado mantener un encuentro con la concejalía de Movilidad, que dirige Giuseppe Grezzi, y también se han dirigido al alcalde, Joan Ribó.

Sin embargo, desde la concejalía señalaron que no ha habido ninguna petición. Asimismo, descartaron la colaboración de la compañía en la elaboración de la nueva ordenanza de Circulación, dado que se presentará antes de que finalice septiembre.

Mientras, la multinacional todavía no ha retirado del depósito municipal los 81 patinetes incautados por la policía el miércoles y el sábado pasados, lo que supuso 40 denuncias y más de 30.000 euros en multas. Una cifra a la que hay que sumar la tasa de 122 euros impuesta por cada actuación, correspondiente a la recogida y transporte de los patinetes, y los 1,05 euros por día de depósito de los vehículos en la central de la Policía Local.

Desde la firma defendieron tras la segunda incautación que operan «bajo la legalidad» y rechazan que se les equipare con la ocupación de las terrazas de los bares.

Fotos

Vídeos