La IV edición del Bonica Fest se alía con la huerta

Puesto de mercado en una edición pasada del Bonica Fest. / jesús signes

La organización, en la que Mercavalencia ejerce de patrocinador, destaca la importancia del consumo saludable y de 'kilómetro cero' El evento finaliza con una fiesta en los mercados municipales con actividades para todos los públicos el próximo sábado

A. CORTÉS

valencia. La cuarta edición del Bonica Fest llega esta semana con un amplio programa de actividades y culminará, como es tradición, en una gran fiesta por toda la ciudad, en cada uno de los mercados municipales. El Mercado Central, el del Cabanyal, Ruzafa, Rojas Clemente, Jesús o Algiròs, entre otros y hasta un total de trece, abrirán sus puertas el sábado por la noche para que el público disfrute del producto fresco que los comerciantes ofrecen. A sus puertas se darán cita conciertos y juegos para los más pequeños, este año hay una clara intención de proyectar la festividad al exterior.

Asimismo, el Bonica Fest 2019 apuesta por el producto como leitmotiv, otras ediciones han destacado el papel del vendedor o el comprador. La organización destaca la importancia del consumo saludable y de «kilómetro cero», y también recuerda que Valencia consiguió la Capitalidad Mundial de Alimentación Sostenible en 2017.

La particular celebración con los mercados como protagonistas por excelencia ha programado actividades en la plaza del Ayuntamiento hasta el próximo viernes. Las degustaciones, la música y el producto local estarán presentes el sábado.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, destacó la figura del mercado como herramienta «para hacer barrio», potenciar el trabajo de los agricultores y la nutrición sana, y para acercar a las familias al alimento local. «El mercado es un lugar para conocer la huerta y valorizarla», defendió Ribó en el acto inaugural, en el que también participaron el concejal de Comercio y Espacio Público, Carlos Galiana, y la directora de Comunicación de Mercavalencia, Ángeles Hernández. La presentación se remató con un espectáculo de acrobacia para animar a asistir a este evento, que quiere «dignificar» los mercados como actores de futuro de un producto de «calidad y cercanía».