Dueños de apartamentos acusan al Ayuntamiento de «turismofobia»

Los propietarios de pisos turísticos critican en sus alegaciones al plan del Cabanyal las «constantes interferencias de vecinos de corte radical»

LOLA SORIANO VALENCIA.

Los dueños de pisos turísticos agrupados en la asociación de Viviendas de Alquiler por Estancias Cortas de Valencia (AVAEC) han presentado sus alegaciones al Plan Especial de El Cabanyal-Canyamelar por no estar en contra con los cupos que se han previsto para limitar la implantación de apartamentos turísticos en el barrio. Y las mismas no están exentas de frases duras y severas acusaciones. En ellas aseguran que las previsiones del plan «fomentan un urbanismo turismofóbico» que se traduce en la versión más cerrada de una ciudad declarada como municipio turístico.

Según opinan, en el discurso previo a las propuestas «el mensaje que este plan lanza a nuestros visitantes, alejado de los criterios mínimos de hospitalidad, es que el Cabanyal y Canyamelar es para sus vecinos y que los turistas no son bienvenidos». Y añaden que «el urbanismo precisamente ha de ser capaz de encontrar las vías de coexistencia sin segregar usos».

Afirman que en el informe «se observa un sesgo ideológico cuando hablan de 'gentrificación'», que no se ha hecho un «diagnóstico previo del número de viviendas turísticas existentes». También añaden ser «conscientes de las continuas interferencias que el equipo redactor ha tenido que soportar alentadas desde movimientos vecinales de corte radical».

Sin voz

Añaden que estas actitudes «están siendo canalizadas a través de un gobierno municipal populista que, a fin de evitar el ruido mediático, especialmente de cara a las elecciones municipales que se avecinan, exige continuas modificaciones a las propuestas que se plantean al margen de criterios urbanísticos».

Critican que no hayan tenido voz en el proceso de consultas para elaborar el plan «sin embargo seremos los que suframos las medidas que se apliquen».

En el escrito que han presentado desde la asociación de viviendas de alquiler añaden que las restricciones de este plan «impiden en la práctica la posibilidad de alquilar viviendas». Y proponen como alternativa «que se ponga una tasa por la estancia que podría dedicarse a impulsar la vivienda social en el barrio».

Se muestran muy críticos con la falta de inversión efectiva del Consistorio en el barrio y opinan que «la realidad pone de relieve que los problemas habitacionales que existen en el Cabanyal se deben básicamente a la inoperancia de este Ayuntamiento a la hora de abordar los retos» y añaden que el Consistorio casi no ha rehabilitado viviendas públicas que tiene en la zona.

También habla de las limitaciones que en su opinión quieren poner a los particulares y aseguran que «vista la incapacidad del Ayuntamiento de acometer las labores de rehabilitación, resulta insultante que desde el planeamiento se impida que sea el sector privado el que revitalice y rehabilite el barrio». También detallan que «ya que no han hecho un diagnóstico del número de viviendas, en el «Plan Estratégico de Vivienda de 2017-2021 no se dice que el foco de los problemas del barrio sea el turismo».

Después de este análisis, proponen participar en la planificación, es decir, que se les escuche. «Que sea compatible el uso residencial con el turismo y que el terciario sea sólo para el hotelero». Y piden «la realización de un estudio serio que cuantifique el número de viviendas en el ámbito del Plan Especial del Cabanyal».