El PP denuncia que Ribó sigue sin regular el transporte compartido

REDACCIÓN

Valencia. La portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá, acusó ayer al gobierno municipal de Valencia de estar impidiendo que la ciudad tenga ya una regulación de los alquileres de los vehículos eléctricos y patines como tienen otras grandes ciudades españolas. «La casa de los líos en que han convertido al Ayuntamiento es la causa principal por la que ahora mismo en las calles de Valencia hay un descontrol absoluto de los vehículos de 'sharing', sin que esté regulado el estacionamiento y sin que las empresas que están prestando el servicio puedan acogerse al pago de una tasa correspondiente a la ocupación de la vía pública», manifestó Catalá.

El Grupo Popular preguntó en el Pleno del mes de julio sobre las causas por las que la ciudad no contaba con una regulación y una tasa del 'sharing'. Y, según la formación conservadora, la respuesta oficial de la delegación de Movilidad que dirige Compromís fue «lavarse las manos y trasladar la responsabilidad al concejal de Hacienda, del socialista Ramón Vilar», quien por otra parte, en una rueda de prensa reciente, «culpaba a Grezzi de que no haber adaptado el actual marco normativo municipal, la Ordenanza de Movilidad, para posibilitar la regulación del 'sharing'», según Catalá.

En este sentido la portavoz popular recordó que grandes empresas de 'sharing' de patinetes eléctricos, como el caso de Lime (relacionada con Google), estaba dispuesta a invertir en Valencia, pero se vieron obligadas el pasado verano a retirar el despliegue de patines por la falta de una regulación que permitiera el desarrollo de su negocio.