Las Corts aumentan la presión contra el Consistorio por la Alquería Julià

Estado de la Alquería Julià. /Manuel Molines
Estado de la Alquería Julià. / Manuel Molines

Las bandas exigen al Ayuntamiento que rehabilite el espacio donde va la sede de la federación de sociedades musicales

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

Una proposición no de ley presentada por Podemos y aprobada en la Comisión de Educación y Cultura aumenta la presión sobre el Ayuntamiento de Valencia respecto a la Alquería Julià, que tienen que rehabilitar los servicios municipales. La Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV) ha manifestado su satisfacción por que Les Corts se hayan alineado con una de sus reivindicaciones históricas para dotarles de una sede digna y adecuada para la actividad que realiza y al colectivo al que representa.

«Nos sentimos muy agradecidos a Les Corts por la aprobación de esta PNL y de su apoyo en lo que es una de nuestras reivindicaciones más importantes desde hace casi 15 años. No podemos olvidar que además las sociedades musicales el año pasado fueron declaradas BIC y necesitamos un espacio digno en el que podamos acoger y desarrollar las actividades culturales, de formación, investigación y archivo que realizamos», ha declarado Pedro Rodríguez, presidente de la FSMCV.

Ya en 2005, la FSMCV firmó un acuerdo con la Generalitat del presidente Camps con el cual ésta se comprometía a facilitar una nueva sede social a esta Federación. Después de diversos años de gestiones y de seguir exigiendo el cumplimiento de este compromiso, el entonces IVVSA llegó al punto de identificar un inmueble de su propiedad para este fin: un bajo en la calle Carrasquer, en el barrio del Carmen de Valencia. No obstante, nunca se materializó este acuerdo. Por otro lado, en su escrito destacan que el proyecto de la Alqueria Julià fue presentado en julio de 2016 en el Palau de la Generalitat y el objetivo era inaugurarlo en 2018, coincidiendo con el 50º aniversario de la FSMCV, y esto no ha sido posible ya que todavía no se dispone de las licencias de actividad que debe expedir el Ayuntamiento de Valencia.

La Alqueria Julià es propiedad de Bankia y fue declarado BIC por la Generalitat Valenciana en 2007. La entidad aportará a este proyecto más de 2 millones de euros. Por todos estos motivos, desde Les Corts se insta con urgencia al Ayuntamiento de Valencia a resolver todos los trámites que sean necesarios y a la coordinación con todos los agentes involucrados, para poder poner en marcha las obras con la máxima premura posible.

Cabe recordar que las cortes de honor y las falleras mayores de Valencia ensayaban en la alquería, situada al final de la calle de la Democracia, los bailes de la Dansà, pero dejaron de hacerlo hace años por el mal estado del edificio, que amenaza ruina desde hace mucho tiempo.

Más información