De convento del Carmen a hotel con encanto para los cinco sentidos

Imagen del jardín del convento de 2.000 metros cuadrados en el que se instalarán contenedores gastronómicos del hotel /LP
Imagen del jardín del convento de 2.000 metros cuadrados en el que se instalarán contenedores gastronómicos del hotel / LP

La propuesta cultural y gastronómica, que incluye un cine de barrio en el antiguo edificio carmelita de San José y Santa Teresa, se inaugurará el día 27

Lola Soriano
LOLA SORIANO

El antiguo convento de San José y Santa Teresa del barrio del Carmen va a pasar del silencio absoluto, a ser el centro cultural y de ocio referente en el corazón de la ciudad, en la plaza del Portal Nou. El hotel y espacio gastronómico y cultural que proyecta un grupo de arquitectos y empresarios valencianos se inaugurará de forma oficial el día 27 y se abrirá al público al día siguiente.

El espacio dedicado a la oración y clausura durante 400 años, y que llevaba diez años cerrado sin uso alguno, ya está viviendo su transformación para abrir sus puertas a los valencianos y ofrecer un sinfín de actividades.

Como explican los directores del proyecto Convent Carmen, Santiago Máñez y Juan María Sánchez, «no será un hotel convencional. En esta primer fase se va a abrir al público la antigua iglesia y el amplio jardín de 2.000 metros cuadrados. Queremos que la gente de Valencia conozca este espacio, lo disfrute con los cinco sentidos, y eso servirá para atraer a los turistas, para que se sientan como un vecino más de la ciudad, no al revés». Explican que no querían hacer un hotel al uso, cerrado a los clientes, «sino un espacio de bienestar donde habrá diversión, espacios gastronómicos y áreas de descanso».

Transformación del espacio que se inaugura el 27 de septiembre / LP

En una primera fase los asistentes podrán quedar sorprendidos al contemplar una antigua iglesia convertida en un contenedor cultural. En el altar mayor ya no habrá un retablo, ya que además este se quemó durante la guerra civil, sino que se instalará una gran pantalla «y se convertirá en un cine de barrio donde habrá sillas cómodas, como las de los directores de cine, para que la gente disfrute viendo películas», indican Máñez y Sánchez.

A partir de la primera semana de octubre ya habrá una amplia programación cultural, con al menos cinco o seis actividades. «Queremos que todos los que realizan actividades artísticas puedan ofrecer su arte a la ciudad», indican. Y de eso se encargará un equipo de profesionales, que filtrarán las propuestas. También se desarrollarán conciertos y, en la segunda quincena de octubre, acogerán la nueva edición cultural del festival Intramurs.

En el segundo espacio principal del convento, el jardín, se están instalando varios contenedores gastronómicos. Uno de ellos estará dedicado a comidas del mundo y estarán bajo la dirección de Miguel Ángel Mayor, chef con estrella Michelín. Un segundo será el contenedor de la lonja, con productos del mar. Habrá una barra de calma, con zumos, batidos y productos crudos como el sushi, y otra destinada a comida y guisos para llevar a casa.

Los directores de Convent Carmen explican que quieren convertirse en un referente cultural y que las actividades se desarrollarán de doce de la mañana a doce de la noche, «pero los conciertos nunca serán a última hora porque el objetivo es ser respetuosos con el barrio».

En una segunda fase comenzarán a desarrollar un hotel. Como han detallado, todavía no han presentado los permisos porque primero quieren apostar por el espacio gastronómico y cultural. Explican que el hotel llegará ya entrado 2020, se hará en la antigua zona de clausura y tendrá cincuenta habitaciones.