Cuatro de cada diez colegios de la ciudad se encuentran en zonas muy contaminadas

La contaminación en Valencia afecta a varios colegios de la ciudad./Damián Torres
La contaminación en Valencia afecta a varios colegios de la ciudad. / Damián Torres

Ciudadanos denuncia el aumento de la polución en toda Valencia

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

La contaminación de Valencia, que ha caído ligeramente con respecto al año pasado, sigue cebándose en torno a los colegios de la ciudad. Así lo confirman los datos de la red de medición València per l'Aire, que ha utilizado Ciudadanos para denunciar la situación en el cap i casal. De los 29 colegios alrededor de los cuales se han efectuado mediciones durante todo 2018, en 13 de ellos las partículas de dióxido de nitrógeno están por encima de la media recomendada por la Organización Mundial de la Salud. Eso quiere decir que casi la mitad de los colegios se encuentran en puntos muy contaminados.

La media de la OMS habla de 40 microgramos por metro cúbico de NO2, pero casi veinte estaciones de medición en colegios de la ciudad superan esa cifra. Son las del Santo Ángel de la Guarda, María Auxiliadora, Ausiàs March, las tres del Cervantes, las dos del Jordi Sant Jordi, Juan Manuel Montoya, las dos del Sorolla, El Clot, Mestalla, José Ballester, Juan de Garay, o las tres del Benlliure, así como las dos del de Pinedo y la del Maestro Gozalbo.

El grupo municipal Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Valencia ha denunciado hoy los altos niveles de dióxido de nitrógeno en la ciudad de Valencia, con el consiguiente riesgo para la salud de los vecinos de la ciudad y en concreto para los colectivos de riesgo, como los niños, las personas mayores y las personas con alguna patología pulmonar específica.

«Las políticas de movilidad y medioambientales del tripartito han fracasado. Y lo peor es que se nos está ocultando información. El sistema de medición es insuficiente y los puntos en los que están colocados los medidores erróneos, en consecuencia los ciudadanos no disponen de datos fiables de contaminación», ha lamentado el portavoz municipal Fernando Giner.

Por su parte, el concejal Chema Bravo ha anunciado que su grupo llevará una moción al pleno este mes, en el marco de un conjunto de mociones que presentará Cs sobre la calidad de vida, con el objetivo de exigir la implantación de una red seria que permita la evaluación de contaminantes NO2, PM2,5 y PM10 en toda la ciudad, además de desarrollar un plan estratégico de calidad del aire que permita a los ciudadanos saber el estado del aire en tiempo real.

«Ya denunciamos que la actual red de medición de contaminantes es perimetral e insuficiente y pedimos que se ampliase en Comisión de Medio Ambiente. Ahora se nos anuncia que atendiendo a los presupuestos participativos se van a implantar tres estaciones más», ha criticado Bravo, quien ha añadido: «Esto no es serio. Valencia se merece un plan estratégico de ciudad que nos permita conocer la calidad del aire en tiempo real y en la totalidad de la superficie de la ciudad. Especialmente en los puntos más sensibles».

En esta línea, el concejal Narciso Estellés ha insistido en el cumplimiento del Plan Metropolitano de Movilidad y en el desarrollo de una política favorable a la implantación de los vehículos eléctricos. Para concluir, Estellés ha recordado que Cs consiguió diez millones para la Agencia Metropolitana de Transporte en Valencia «por primera vez» y «como ya nos tiene acostumbrados, la inoperancia de Ribó ha hecho que no se pueda desarrollar un plan de movilidad metropolitana entre Valencia y su área metropolitana». «Las políticas de movilidad deben abordarse desde un punto de vista global, además de potenciar el transporte público y la movilidad eléctrica», ha puntualizado.

 

Fotos

Vídeos