El Consorcio da luz verde a la Torre Eólica en la Marina

Figuración de la Torre Eólica colocada en el extremo de la bocana de la Marina. / lp
Figuración de la Torre Eólica colocada en el extremo de la bocana de la Marina. / lp

La enorme estructura de 170 metros de altura se situará en un extremo de la bocana de la dársena y requerirá una inversión de 20 millones de euros La comisión autoriza la concesión para los aerogeneradores

P. MORENO

La Torre Eólica ha logrado la autorización del Consorcio Valencia 2007 para que sea construida en la Marina, en uno de los extremos de la bocana. La comisión ejecutiva dio ayer luz verde a una iniciativa privada que supondrá una inversión de 20 millones de euros y funcionará a través de una concesión administrativa, una vez que haya conseguido todos los permisos la estructura de 170 metros de altura. Fuentes cercanas a la operación señalaron que el acuerdo se publicará ahora en el Boletín Oficial de la Provincia, para dar así oportunidad a todas las empresas que deseen aspirar a la obra y gestión. Lo normal es que sea el arquitecto Fran Silvestre y la empresa Net de Gerrers, los solicitantes de la iniciativa, los encargados de llevarla a cabo, aunque pueden darse sorpresas como la ocurrida hace poco con la estación Marítima, donde se presentaron dos ofertas para convertir el inmueble en sede de empresas tecnológicas.

El paso dado ayer es uno de los más importantes, una vez que el pasado marzo se logró un informe favorable de la Autoridad Portuaria, Los aerogeneradores de la torres producirán unos dos megawatios al año y la previsión es que sirvan para abastecer a la propia Marina. Una normativa europea obliga a que todas las instalaciones portuarias se nutran de energías renovables, por lo que el Puerto está desarrollando su propio proyecto medioambiental.

Un trámite igual de importante será la modificación del Plan de Usos de la Marina para que la torre se pueda levantar en la parcela denominada A-21, que tiene una superficie de 2.105 metros cuadrados. El alcalde Joan Ribó ya se ha mostrado favorable a esta iniciativa, como quedó claro cuando se hizo pública. El primer edil dijo: «No me desagrada, me atrevería a decir que me agrada, aunque debe cumplir todos los requisitos».

La previsión de la empresa es que la torre produzca dos megawatios al año y abastezca al recinto

Con esto último se refería a la modificación del plan urbanístico, entre otros asuntos. Esta tramitación se dejará para el nuevo gobierno municipal, dado que este jueves se celebra el último pleno del mandato. Antes de que sea una realidad palpable, la empresa debe conseguir el visto bueno de la Dirección General de Aviación Civil, en cuanto a que la construcción no suponga un riesgo para la navegación aérea.

Los 170 metros de altura convertirán la estructura en la más alta de Valencia, por encima de los 110 metros del hotel de la cadena Melià que se levanta en la avenida Cortes Valencianas o los 109 metros de la Torre de Francia. Las autoridades estatales en materia de energía deben dar también su autorización, como es obvio, para cumplir la previsión de que se inicien las obras la próxima primavera, el plazo fijado por los promotores una vez conseguida la autorización del Consorcio.