El Consorcio alerta de que los impagos de la deuda suben el riesgo de embargos

Llorens, Ibáñez y Marrades, ayer. / lp
Llorens, Ibáñez y Marrades, ayer. / lp

La entidad de la Marina tiene pendientes varios proyectos europeos a los que no puede aspirar por la morosidad

EP

valencia. El director general del Consorcio Valencia 2007, Vicent Llorens, aseguró ayer que la falta de Gobierno produce «incerteza» en cuanto a la condonación de la deuda de este espacio a la que se había comprometido el Ejecutivo, lo que, a su vez, «comporta una serie de perjuicios para el Consorcio», tanto en el ámbito de la financiación como en el judicial. En este sentido, apuntó que «a lo mejor un día, si no se ha condonado la deuda, habrá una sentencia firme donde se embarguen las cuentas, que no es poca broma».

Así lo advirtió tras una reunión mantenida en La Base con la concejala de Acción Cultural, Maite Ibáñez, y el director ejecutivo del Consorsio, Ramón Marrades, para estudiar colaboraciones. Preguntado por la situación financiera de la entidad, comentó que hay una serie de reclamaciones por parte del Tesoro, que es el que paga las cuotas del préstamo del ICO, porque el Tesoro Público de España avaló ese préstamo. «Por tanto, las cuotas impagadas del Consorcio al ICO, las paga el Tesoro, pero vía Agencia Tributaria reclama a la Marina el pago de esas cuotas».

«La Marina se encuentra en un pleito contencioso-administrativo porque considera que esas cuotas las tiene que asumir el Gobierno y no el Consorcio, pero los tiempos judiciales no son los del poder legislativo», subrayó. Por esto, Llorens indicó que hasta que no haya gobierno, «la deuda no se condonará, continúa viva y el tiempo judicial sigue su curso». La deuda impide «optar a financiación pública», vía proyectos, subvenciones o préstamos, en cuestiones como la innovación, la movilidad sostenible o la inserción laboral, entre otras iniciativas pendientes desde hace varios años.