El Consistorio reclama al Consell todas las multas graves para cobrarlas

Acceso al macrofestival, repleto de público el pasado 12 de abril. / DAMIáN TORRES
Acceso al macrofestival, repleto de público el pasado 12 de abril. / DAMIáN TORRES

Galiana acepta tramitar la sanción por el festival de paellas en La Punta, pero quiere hacer lo mismo con los expedientes de los últimos cuatro años

Á. SERRANO/P. MORENO VALENCIA.

El Ayuntamiento pedirá a la Generalitat que envíe todas las multas graves y muy graves pendientes de tramitación referidas a la Ley de Espectáculos. Así lo adelantó ayer el concejal de Proceso Administrativo, Carlos Galiana, tras conocer que la Agencia Valenciana de Seguridad devolverá el expediente del macrofestival de paellas celebrado en una explanada de La Punta el pasado 12 de abril.

El motivo esgrimido por la entidad de la Generalitat es que dentro de poco el Consistorio tendrá las competencias plenas para tramitar este tipo de sanciones. Como adelantó ayer LAS PROVINCIAS, esa es la razón de que renuncie a iniciar cualquier tipo de trámite con la empresa organizadora del evento.

Siguiendo ese criterio, Galiana dijo ayer que pedirán todos los expedientes de los últimos cuatro años, aquellos que no han prescrito, una vez que reciban las competencias. La Ley de Espectáculo fija la sanción grave con multas de 601 a 30.000 euros y acumulativamente hasta 300.000 euros. Las muy graves se sitúan en una franja que va de 30.001 a 60.000 euros y acumulativamente hasta 600.000 euros.

El Consistorio tiene un expediente abierto por infracciones por exceso de ruido en el evento

Fuentes de la Agencia no precisaron cuántos expedientes podrán entregar al Consistorio, aunque no vieron dificultad en responder a esta petición. La excepción será aquellos casos donde ya se haya iniciado la tramitación de los mismos.

El alcalde Joan Ribó se refirió a este asunto en la presentación del programa electoral de Compromís para las próximas elecciones municipales. Dijo que acepta el criterio de los abogados de la Generalitat, no sin mostrar su extrañeza por la decisión, dado que no hay un plazo fijado para la publicación del convenio que delegará competencias.

Las sanciones a las que se enfrenta la empresa organizadora se refieren a que el macrofestival se celebró en una zona de huerta protegida, así como a la cercanía de vías de ferrocarril. Ribó mostró su voluntad de finalizar el proceso de multa cuando llegue el momento, tras un accidentado evento que ha sido polémico los últimos años.

Cabe recordar que el Consistorio ya tramita dos multas por ruido en virtud de los informes que la Policía Local levantó el pasado 12 de abril en La Punta. Se constató que se superaban los niveles máximos permitidos tanto de emisión como de inmisión (al aire libre y en el interior de la vivienda más cercana). Se detectaron picos en las que se superaban los 90 decibelios máximos. Por eso, Procedimiento Sancionador gestiona ahora dos multas, que podrían sumar hasta 12.000 euros.

Sin embargo, el proceso es lento: hay que informar al interesado, que este alegue y resolver el expediente. El plazo para presentar alegaciones, un mes, no empieza a contar hasta que la empresa denunciada recoge la propuesta de sanción, lo que en ocasiones se demora. A mediados de abril el Ayuntamiento empezaba a tramitar las multas impuestas en Fallas, por lo que hay un mes, aproximadamente, de retraso.

El Consistorio impidió a la empresa organizadora la celebración de las paellas por considerar que no se cumplían medidas de seguridad relativas a las vías del tren o de protección de la huerta, pero los organizadores decidieron abrir el festival tras presentar alegaciones ocho minutos antes de la hora oficial de apertura de puertas.