El Consistorio paraliza unas obras de El Musical adjudicadas a dedo

La fachada del teatro El Musical, en la plaza del Rosario. / irene marsilla
La fachada del teatro El Musical, en la plaza del Rosario. / irene marsilla

El PP presenta un recurso en el Ayuntamiento al fraccionarse el contrato y otorgarse a la misma empresa

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

El Ayuntamiento de Valencia, en concreto el servicio de Acción Cultural, ha decidido paralizar las obras de reparación de la cubierta del Teatro El Musical (TEM) tras el recurso de reposición presentado por el grupo municipal del Partido Popular, que ha denunciado la adjudicación a dedo de dos contratos para esta actuación a un mismo proveedor y el fraccionamiento del objeto y el importe del contrato a pesar de que se conocía con suficiente antelación la necesidad de realizar estos trabajos.

Así se recoge en el recurso firmado y presentado el 24 de octubre por el portavoz popular, Eusebio Monzó, en el que se solicita la suspensión cautelar de las obras, actualmente en ejecución, al entender que «queda acreditado documentalmente» que los trabajos no responden a los requisitos de un contrato menor (cubrir necesidades concretas, puntuales y excepcionales) dado que «se tenía conocimiento cierto» de la necesidad de acometer la reparación y que se ha dispuesto de tiempo para impulsar un concurso público.

La suspensión se comunicó ayer mismo por parte del jefe de servicio mediante nota interior. «Las obras objeto del recurso están paralizadas desde la entrada en este servicio de la interposición del mismo», indica el documento al que ha tenido acceso este periódico.

La decisión del departamento que dirige María Oliver se adopta tras las irregularidades detectadas por los populares en las obras de rehabilitación del tejado del teatro ubicado en la plaza del Rosario del Canyamelar, una intervención destinada a acabar con las goteras existentes en diferentes puntos del edificio, como se recoge en la memoria redactada por el arquitecto municipal en noviembre de 2017 y en un informe previo sobre las goteras fechado un año antes.

Tanto en ese documento como en la moción impulsora que firma Oliver y en la resolución de la adjudicación de las obras se habla en todo momento de una «rehabilitación completa» y no por fases, lo que ha generado la denuncia del PP del Ayuntamiento de Valencia.

«Ni en la resolución firmada por la propia concejala del tripartito, ni en los informes acreditados por los técnicos municipales se habla de acometerla por fases como finalmente se ha hecho. Por tanto, tal y como indica el hecho de que la señora Oliver haya otorgado a dedo a la misma empresa los contratos de las fases 1 y 2 (la fase 3 está pendiente de adjudicación), esta decisión podría ocultar un fraccionamiento», explicó Monzó, que califica de «escandaloso» que no se haya convocado un concurso público.

Ajuste de precios

Incluso el acta de replanteo que remite el Consistorio a la empresa adjudicataria, Impermeabilizaciones Alcamar SL, habla de «rehabilitación completa» de la cubierta del TEM. No es hasta el informe final de obra, presentado el pasado mayo, cuando se introduce la terminología de 'Fase I' y se enumeran los trabajos para una 'Fase II', «idénticos a los ejecutados en la primera actuación», apuntaron fuentes del PP.

Si en el primer contrato, adjudicado en diciembre de 2017, el presupuesto ascendió a 48.500 euros + IVA (el límite del contrato a dedo era entonces de 50.000 euros), para la segunda fase se plantean 42.000 euros. Posteriormente, con la adjudicación del segundo contrato el pasado septiembre, la empresa rebajó el coste a 39.322 euros para ajustarlo al nuevo límite (40.000 euros) de los contratos menores fijado por la Ley de Contratos del Sector Público, que entró en vigor en marzo de este año.

En el segundo caso, además, ya no hay informe de fiscalización previa al haber suprimido el Consistorio ese requisito, por lo que el fraccionamiento «no puede ser detectado por la Intervención General», recoge el recurso del PP.

No sólo los dos contratos de obras se adjudicaron a dedo a la misma empresa, también los dos servicios de dirección de obra. En un caso a Diego Carratalá y en el otro a Andrés Martínez, ambos del despacho Carratalá Arquitectos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos