El Consistorio invertirá más de 9 millones para que el agua del grifo tenga mejor sabor

MAR GUADALAJARA VALENCIA.

Acabar con el olor y el sabor de una parte del agua que abastece la ciudad ha sido el objetivo en el que se centraron los técnicos de la Planta Potabilizadora de El Realón en Picassent desde que empezaran a detectar estos problemas en 2012. Tras un periodo de estudios y ensayos previos, se ha desarrollado un proyecto que se presentó en 2017 al Ayuntamiento, y en el que finalmente se ha invertido 9,4 millones; el pasado mes de agosto empezó la primera fase de las obras, con un coste de cuatro millones, para llevarlo a cabo.

Dos sustancias, presentes en el Canal Júcar-Turia, son las causantes del olor y sabor del agua suministrada a la ciudad desde esta depuradora, indicó ayer el concejal del Ciclo Integral del Agua, Vicent Sarrià. El nuevo sistema ya está funcionando en una fase inicial del proceso que se completará cuando finalicen las obras, en torno a 2020. Se prevé que la población beneficiada sea de unas 500.000 personas, un 30% de la población de Valencia y su área metropolitana.

 

Fotos

Vídeos