El Ayuntamiento de Valencia se prepara para la nueva ordenanza de movilidad: amplía las calles 30 y regula la circulación de patinetes

Usuarios del carril bici en Valencia, esta semana. / damián torres
Usuarios del carril bici en Valencia, esta semana. / damián torres

El 1 de septiembre empieza la aplicación de la normativa

P. MORENO

El 1 de septiembre entrará en vigor la ordenanza de Movilidad después de los meses de gracia dados por el Ayuntamiento a los usuarios, sobre todo de patinetes, la principal novedad de la normativa. La Policía Local aplicará desde entonces las infracciones incluidas en el documento sin más contemplaciones, aunque el gobierno municipal ha decidido reforzar las campañas informativas, lo que coincide con las quejas de la Unión de Consumidores y la Federación de Vecinos por la falta de información.

De momento se han realizado dos campañas. La primera, a principios de junio, supuso la colocación de unos paneles informativos en los accesos de Valencia, donde se advierte entre otras cuestiones de que la velocidad máxima en numerosas calles pasa a ser de 30 kilómetros por hora. Por parte de la Policía Local, se editó un folleto con las principales normas y novedades.

Fuentes cercanas al concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, señalaron ayer que la aplicación efectiva de la ordenanza «no se hace con ningún ánimo recaudatorio. Queremos concienciar a todos que los más importante es la seguridad de las personas», en referencia al propósito de que se reduzcan los accidentes de tráfico con la normativa.

Un láser activará un semáforo en el túnel de Guillem de Castro cuando los coches superen el gálibo

Las calles 30 afectarán a todas las que tengan un carril o uno por sentido. Además, la entrada en escena de los patinetes eléctricos ha alterado los modos de la circulación y su relación con los viandantes. Como dijo el secretario de la Unión de Consumidores, Vicente Inglada, muchos de los propios usuarios de patinetes desconocen si está prohibido circular por las aceras (que lo está), si deben llevar casco o si el seguro es obligatorio en todas las categorías.

El concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, dijo ayer que después de la primera campaña realizada a pie de calle por la Policía Local se hará otra para dar a conocer la normativa a todos los usuarios, según informó Europa Press. Consideró que la ordenanza «tiene normas claras» tras el debate de estos años.

Desde Protección Ciudadana comentaron que la campaña informativa se centrará en «qué hacer para que no te sancionen», para descartar cualquier prórroga en cuanto a la aplicación de la ordenanza. Dentro de poco más de una semana, todos los agentes tendrán la instrucción de seguir los criterios novedosos en cuando a la circulación de bicicletas, patinetes, velocidades máximas y todo lo relativo a la actualización de los artículos.

La reducción de accidentes es el propósito de la normativa. El Consistorio realiza campañas de controles de velocidad, alcoholemia y campañas de formación. También la colocación de señales como se ha hecho estos días en el acceso al paso inferior de la calle Guillem de Castro, donde el gálibo es de 2,2 metros por la coincidencia de un túnel del metro y un colector, que apenas deja sitio para los vehículos. Además del nuevo dispositivo, Movilidad anunció que pondrá en marcha un láser que mida la altura de los vehículos, de tal modo que se encenderá un semáforo en rojo cuando se supere. Se trata del último intento de reducir los choques por la escasa altura.