El Consistorio descarta cerrar la depuradora de Pinedo

MAR GUADALAJARA

valencia. Un plazo de menos de diez días es el tiempo del que dispone el Ayuntamiento de Valencia para explicar al Tribunal Superior de Justicia cómo va a cerrar la depuradora de Pinedo, para cumplir con la sentencia de junio de 2016 que ordenó el cese de la actividad de la planta. «El requerimiento del TSJ es un procedimiento normal, pero nosotros ya anunciamos que manifestaríamos la imposibilidad del cierre a pesar de su demanda de ejecutar la sentencia», así lo explicó ayer el concejal del Ciclo Integral del Agua, Vicent Sarrià, quien añadió que: «Cuando realicemos la contestación al TSJ quedará de manifiesto que no es posible cerrarla por razones medioambientales». A pesar de ello, el Ayuntamiento está de acuerdo en el cumplimiento de la sentencia, «en el fondo del contenido de la misma», que para Sarrià es «dar cobertura legal a actuaciones que se hicieron en el pasado, que se realizarán con un plan especial para el funcionamiento de la planta». Un plan en el que, como dijo el concejal, el Consell trabaja y que contempla una inversión prevista de 25 millones de euros dirigidas a mejorar la calidad ambiental de la depuradora, tal como se habría acordado tras la reunión que mantuvieron ayer el Consistorio y la Entidad de Saneamiento de Aguas, Epsar, empresa pública de la Generalitat encargada de la gestión de la planta.

El Ayuntamiento se desmarca al tratar las posibles soluciones al problema y las compensaciones a los vecinos, ya que Sarrià cree que «este plan especial es responsabilidad de la Consellería de Medio Ambiente», y el concejal apunta a la Generalitat al asegurar que «sería interesante buscar formulas para compensar a los vecinos inmediatos de la planta por las molestias que llevan sufriendo durante tiempo».

 

Fotos

Vídeos