El Consistorio cambia la fachada del edificio junto al Micalet para lograr el permiso de Cultura

El nuevo proyecto para la fachada del edificio contiguo al Micalet. /LP
El nuevo proyecto para la fachada del edificio contiguo al Micalet. / LP

Los ganadores del concurso introducen modificaciones en la altura, la apertura de ventanas y la apertura de una terraza

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El despacho de arquitectos Contell-Martínez, adjudicatario del proyecto de un edificio multiusos en la calle Micalet, justo enfrente del campanario de la catedral, ha realizado una serie de modificaciones en el diseño de la fachada para conseguir la autorización de la comisión de Patrimonio, sobre todo por parte de la Conselleria de Cultura. El próximo día 12 se celebrará una sesión para decidirlo.

Así lo indicaron ayer fuentes de la concejalía de Desarrollo Urbano, delegación que promueve este inmueble y la rehabilitación integral de la colindante Casa del Relojero, con una inversión conjunto de 800.000 euros provenientes del Plan Confianza de la Generalitat. Uno de los usos principales será un centro de interpretación de Ciutat Vella.

La propuesta de Contell-Martínez generó algo de polémica cuando fue adelantada por LAS PROVINCIAS, dada la dificultad de encargar un inmueble de nueva construcción en la zona más monumental de la ciudad. Ahora, en un informe datado el pasado jueves, los arquitectos ganadores del concurso indican cuestiones como la modificación de la altura de la fachada de la calle Micalet, una de las peticiones de la comisión de Patrimonio, que han «plegado la fachada de mortero, haciendo que se delimite más claramente la volumetría. Se recupera el balcón de la última planta, pero se retranquea. Éste, junto al balcón inferior y la celosía de la terraza tienen distintas posiciones respecto del plano de fachada (se vuelan distancias distintas) para generar una mayor vibración» en el conjunto.

Una parte del edificio servirá como centro de exposiciones y detrás habrá una plaza ajardinada

Otra de las incorporaciones es que se recupera el cartel de la fachada de la misma calle, así como que se « dibuja, más como una intención que como algo definitivo, el cerramiento de la planta baja con distintas densidades». Los técnicos subrayan que la altura del muro lateral que se recorta en la calle Bordadores se hace menor. «Se toma como referencia la altura de la entreplanta que se marca en la calle Micalet», indican.

El proyecto original.
El proyecto original. / LP

Los cambios han sido sustanciales respecto al proyecto original, dado que en la calle Cobertizo de Bordadores se vuelve a recortar ese muro, reforzando el «carácter de plano que plegamos para generar el volumen, y se toma la altura de las ventanas del edificio de la misma calle».

La misma fachada de la calle Bordadores se trabaja «reduciendo la dimensión del hueco y abocinándolo. Hay una mayor implicación entre la parte con mortero y la de hormigón, que gira siguiendo la línea de la planta baja de la Casa del Relojero». Por último, el hueco de la escalera de la calle Subida del Toledano se simplifica para que tenga una menor presencia. La previsión es que con estos cambios se logre la autorización para sacar el concurso a licitación y promover las obras, que estarán precedidas por una excavación arqueológica dada la segura presencia de restos de interés.

 

Fotos

Vídeos