El Consistorio baraja en el Cabanyal una distancia mínima entre apartamentos

Vista de la calle de la Reina, con edificios de planta baja y una altura. / damián torres
Vista de la calle de la Reina, con edificios de planta baja y una altura. / damián torres

Los arquitectos redactores del plan especial buscan medidas para evitar que proliferen estos inmuebles en las casas típicas del barrio

LOLA SORIANO VALENCIA.

Prevenir antes que curar. Esa es la máxima que el Ayuntamiento de Valencia quiere aplicar en el Cabanyal-Canyamelar para evitar la saturación de apartamentos turísticos en el frente marítimo. Y es que la concejalía de Desarrollo Urbano que dirige Vicent Sarrià está trabajando con el equipo redactor de Plan Especial del Cabanyal (PEC) para establecer una regulación de este sector emergente específica para este barrio e incluirla en la versión preliminar del proyecto que se presentará en septiembre.

Una de las medidas que están barajando incorporar en la normativa que regirá en el barrio es marcar unas distancias mínimas entre los futuros apartamentos turísticos. En caso de hacerse efectivo, seguiría en cierta medida la iniciativa adoptada en el barrio de Sant Francesc.

Cabe recordar que el Plan de Especial Protección (PEP) de Ciutat Vella, que ahora está en exposición pública, contempla que en la zona de Sant Francesc (calles como Colón, Guillem de Castro y calle Hospital, entre otras) y una pequeña parte de Ciutat Vella sea posible cambiar el uso de residencial a terciario, siempre que se aplique e un edificio entero y siempre que existan al menos 150 metros de distancia.

La propuesta provisional se dará a conocer en septiembre y se consultará con los vecinos

En el Cabanyal también valoran poner un radio, ya que se da la circunstancia de que tienen muchas casas de planta baja y altura y podrían proliferar de forma incontrolada los apartamentos vacacionales.

Y es que el Plan General permite el uso de apartamentos turísticos siempre que estén en planta baja o en pisos que se encuentren en niveles inferiores a los que se usen como vivienda y no superen el 50% de los casos en una finca, pero en el Cabanyal serían cientos los dueños de plantas bajas que podrían impulsar esta actividad, al no tener viviendas en la parte superior. Por eso, el gobierno municipal ya dijo que la norma general habría que analizarla en distintos barrios y si bien ya se contempló el caso de Ciutat Vella, ahora se busca una regulación específica para el Cabanyal.

Desde el equipo redactor del plan, integrado por Gerardo Roger; Luis Casado y Tato Herrero, explican que es necesario analizar la situación singular de estas casas típicas para «hacer una regulación ex profeso». Aunque todavía no hay tomada una decisión, se valora «ver si es conveniente poner una distancia mínima entre los apartamentos, como se ha hecho en Sant Francesc», indican.

De hecho, se están consultando tanto el PEP de Ciutat Vella como proyectos de otras ciudades y señalan que en todo momento «se consultará con los vecinos». Otras medidas que se barajan es establecer un número máximo de días para que se considere alquiler ocasión, es decir, cuando un vecino que reside en una vivienda y cede su hogar. En Ciutat Vella se ha marcado que el máximo de días sería 60, porque más de esa cantidad se consideraría apartamento turístico. Y en el Cabanyal se baraja hacer algo similar.

Los redactores del plan explican que el objetivo es evitar posibles futuras molestias y también «que no ocurra como en la Barceloneta, es decir, que el alza de precios por los alquileres turísticos no expulse a los vecinos del barrio». En el Cabanyal se estudia si la restricción es menor en zonas como Eugenia Viñes, a la altura del paseo de Neptuno, donde ya hay cierta terciorización.

València en Comú

Precisamente, València en Comú realizó ayer un comunicado en el que indicó que, ante la entrada en vigor de la ley autonómica de Turismo, quieren exigir a sus socios de gobierno medidas para atajar la problemática de los apartamentos turísticos. Explican que un 20% de las viviendas en alquiler están destinadas al alquiler turístico, un total de 9.760. «El 49,3% de la oferta está concentrada sólo en tres distritos: Ciutat Vella (2.354); Poblados Marítimos (1.392) y el Eixamble (1.074).

Pide una moratoria de las licencias en Ciutat Vella, Cabanyal y Ruzafa. También un registro propio del Ayuntamiento «y que sólo se puedan anunciar los incluidos en este registro». También proponen crear un cuerpo de inspectores y «desarrollar una ordenanza que permita a las comunidades de vecinos la capacidad de vetar estos usos en sus edificios».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos