El Consistorio autoriza al hotel Astoria que asegure el edificio tras paralizar las obras

Fachada principal del Astoria, vista desde la plaza Rodrigo Botet. / j. monzó
Fachada principal del Astoria, vista desde la plaza Rodrigo Botet. / j. monzó

La empresa todavía no ha presentado el proyecto para la licencia y empezó la intervención con una declaración responsable que ha excedido

P. MORENO

valencia. El Ayuntamiento ha autorizado a la empresa que rehabilita el Astoria Palace a realizar una serie de medidas preventivas en la obra del inmueble hasta que consiga la licencia para proseguir con la rehabilitación. La firma no ha entregado todavía la documentación, confirmaron ayer fuentes municipales a LAS PROVINCIAS.

Los propietarios anunciaron en diciembre de 2018 una reforma en profundidad, iniciada meses después con una declaración responsable, una especie de antesala de la licencia obligada para este tipo de obras. El problema es que el tajo de la rehabilitación excedió en mucho lo que había permitido el Consistorio, por lo que se notificó la paralización inmediata.

Hasta que se resuelva ese proceso, se han tenido que adoptar una serie de medidas precautorias, en forma de protección del andamiaje, apuntalamiento de algunas zonas e y consolidación de los tajos que se han quedado a medias. Esto ya se ha realizado, precisaron las mismas fuentes, aunque no hay ningún avance en cuanto a la consecución de la licencia.

El Astoria Palace, un histórico hotel de eventos en Valencia que ha alojado desde su apertura hace casi 60 años a miembros de la realeza, presidentes de gobierno, premios Nobel, toreros, cantantes y miembros de la farándula, se reforma para «hacer eficientes sus instalaciones», según señaló la empresa el pasado diciembre. La retirada de la uralita, obligada por ley, «embolsará como si fuera un caramelo» este céntrico hotel situado en la plaza Rodrigo Botet para eliminar conductos y tuberías de amianto, unas obras que durarán entre doce y catorce meses y se aprovecharán para instalar maquinaria eficiente, cambiar las calderas y el cuadro eléctrico.

Todo eso es lo que debe contemplar la licencia de obras, aunque hasta que los técnicos municipales den su autorización, la empresa constructora no podrán avanzar. La compañía Palladium Hotel Group, del grupo de empresas Matutes bajo la marca Ayre, es la impulsora de la reforma. Durante las obras, los empleados han quedado afectados por un expediente de empleo temporal, alcanzado con 70 de ellos, mientras que con los otros veinte se alcanzaron otro tipo de pactos.

Con 204 habitaciones y once salones, este hotel de cuatro estrellas que ocupa una superficie de 14.000 metros cuadrados ha sido siempre uno de los símbolos de la hostelería en Valencia. Con lo autorizado por el Ayuntamiento, se prevé que no exista el más mínimo riesgo de accidentes para los viandantes.

La reapertura permitirá ofrecer una de las terrazas más singulares del centro. La modernización de las instalaciones no incluye, al menos no hay constancia, una modificación de su aspecto exterior. El proyecto corresponde a los arquitectos Luis Gay y José Pastor.

Lo sucedido con la reforma del hotel Astoria no es un caso aislado. El Consistorio ha paralizado también la reforma de un inmueble en la calle Roteros destinado a un hotel. En este caso, tampoco se ha presentado ningún proyecto sino que se empezaron las obras con una declaración responsable que ha excedido lo que permite este tipo de autorizaciones.