El Consell desbloquea la T-2 con la licitación de la redacción de los proyectos hasta Nazaret

La futura línea 10, ahora abandonada. / juan j. monzó
La futura línea 10, ahora abandonada. / juan j. monzó

Ferrocarrils modifica el nombre del trazado, que pasará a denominarse línea 10 para evitar confusiones con la actual 2 entre Llíria y Torrent

ISABEL DOMINGO

valencia. Hace unas semanas, durante el acto de adhesión del Ayuntamiento de Valencia a la Autoridad del Transporte Metropolitano, la consellera de Obras Públicas, María José Salvador, insistía en que el proceso de reactivación de las obras de la T-2, paralizadas desde 2011, estaba en marcha. Precisamente ayer se daba a conocer que la consellera ya ha firmado la licitación de los primeros trabajos.

Se trata de la asistencia técnica para la redacción de estudios y proyectos del trazado que discurre desde la calle Alicante hasta el barrio de Nazaret y que combina un tramo subterráneo con otro en superficie. Aunque la primera fase de las obras sólo contempla que la línea llegue hasta el Oceanogràfic, pues deja para una fase posterior la prolongación hasta Nazaret, el proyecto sí que se redactará completo. Ya existía una propuesta previa pero, con los cambios de normativas, deben adaptarse a la nueva realidad, como sucedió también con el estudio informativo del túnel pasante del Parque Central (en este caso, a cargo del Ministerio de Fomento).

Firmada la licitación, el próximo paso será su publicación en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) para la presentación de ofertas por parte de las empresas interesadas. Será el momento en que se conozca el presupuesto base de licitación y los plazos.

La previsión es que las obras comiencen a principios de 2019 y se prolonguen hasta 2021

En este sentido, Salvador siempre ha mantenido que a lo largo de este año se licitarán las obras -una vez redactados los proyectos- con el objetivo de poder arrancarlas a principios de 2019 y que estén concluidas en 2021. Para 2023 quedaría llevar el trazado del tranvía hasta Nazaret, confirmó la titular de Obras Públicas en el último encuentro que mantuvo con el alcalde de Valencia, Joan Ribó.

Inversión de 50 millones

La inversión inicial contemplada por la conselleria para la reanudación de las obras de la antigua T-2 asciende a 50 millones, de los que 30 saldrán de las arcas de la Generalitat y los 20 restantes procederán de los fondos europeos Feder (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) tras una reasignación de programas. Posteriormente, según las cifras facilitadas por la Generalitat cuando anunció la reactivación de la línea, serán necesarios otros 33 millones.

El desbloqueo del proceso administrativo implica también otra novedad, anunciada ayer por Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) y adoptada en el consejo de administración de la empresa pública. Se trata del cambio de denominación de la T-2, que pasará a llamarse línea 10 de Metrovalencia y se sumará a las nueve ya existentes.

Según explicaron fuentes de FGV, la decisión tiene como objetivo evitar, «ante el inicio de las obras y posterior puesta en marcha de la misma, posibles confusiones con la línea 2 de Metrovalencia». Es decir, con el servicio que realiza actualmente el trayecto entre Llíria y la estación de Torrent Avinguda.

Dentro del proceso de reactivación de la futura línea 10, conselleria y Consistorio tienen pendiente decidir si finalmente los talleres provisionales para los convoyes se ubicarán en un solar de Quatre Carreres, contra el que protestan los vecinos de la zona, o se trasladan a otra ubicación, aspecto que estudia la concejalía de Desarrollo Urbano.

Más

 

Fotos

Vídeos