Una comisaría de Valencia tramita los DNI a más de 31 grados de temperatura

El termómetro de la comisaría de Policía Nacional a 31,5 grados./CSIF
El termómetro de la comisaría de Policía Nacional a 31,5 grados. / CSIF

CSIF solicita a Interior el cierre de la oficina de la calle Hospital hasta que reparen el sistema de refrigeración | Una mujer tuvo que ser atendida por los servicios sanitarios a causa de un mareo

J. MOLANO

En la comisaría de Policía Nacional de la calle Hospital, en la ciudad de Valencia, trabajar en verano se ha convertido en un auténtico suplicio. Así lo denuncia el sindicato CSIF. En la oficina se están tramitando los DNI bajo un calor sofocante. El termómetro ha llegado a marcar 31,5 grados dentro de las instalaciones y el colectivo de profesionales solicita al Ministerio del Interior el cierre de las dependencias hasta que se repare el sistema de refrigeración. Además, los representantes del funcionariado recuerdan que el pasado sábado una mujer tuvo que ser atendida por una ambulancia tras verse afectada por las altas temperaturas.

La delegada de Prevención de Riesgos Laborales de CSIF, Silvia Sanchis, explica la problemática en un documento enviado al Ministerio de Política Territorial y Función Pública. En el mismo expone que los aparatos de aire acondicionado colocados en la Oficina de Documentación de la calle Hospital número 32 «no están funcionando correctamente». Un hecho que supone que en las dependencias «se sufra de altas temperaturas». Sanchis especifica que a principios de esta semana el termómetro de la comisaría marcaba 31,5 grados y que este jueves «a las 9 de la mañana ya reflejaba 29 grados».

El sindicato señala que la oficina afectada es «la más concurrida de la ciudad de Valencia» y que atiende a «unos doscientos usuarios» al día «que sufren, junto a los trabajadores, el calor sofocante que provoca el mal funcionamiento» de los aparatos de refrigeración. Como prueba de ello menciona el episodio que se vivió en la comisaría el pasado sábado, cuando «se tuvo que llamar a una ambulancia porque una usuaria sufrió un mareo».

Además, el colectivo recuerda que la ley establece que las condiciones laborales de los trabajadores, en este caso funcionarios, no deben suponer un riesgo para su seguridad y que la temperatura en los locales donde se realizan trabajos sedentarios estará comprendida entre los 17 y los 27 grados centígrados.

La responsable sindical considera, por tanto, que la temperatura máxima permitida «es superada con creces» en la oficia de Valencia, «lo que supone un riesgo para la salud de los trabajadores». Asimismo, solicita que se reparen «urgentemente» los aparatos de aire acondicionado o se cierre el local hasta que se solucione el problema.

Fotos

Vídeos