Los comerciantes rechazan la reducción de horario en zonas de carga y descarga

Vehículos de carga y descarga, en una calle del centro. / manuel molines
Vehículos de carga y descarga, en una calle del centro. / manuel molines

La asociación alega para ampliar el permiso por las tardes y piden la creación de un registro de coches particulares por las restricciones en el centro

P. MORENO VALENCIA.

La Asociación de Comerciantes del Centro Histórico ha presentado alegaciones a la ordenanza de Movilidad para que no se reduzca el horario de carga y descarga en las calles peatonales, ahora desde las siete a las once de la mañana y que en la nueva normativa fija el inicio en las ocho.

«Para atender las necesidades cada vez mayores no debe reducirse el horario en calles peatonales para tareas de carga y descarga, y reducir una hora como se propone dificultaría aún más las ya complicadas tareas de reparto en las zonas peatonales». Por este motivo alegan para que se mantenga el horario actual y se amplíe desde las dos a las cuatro de la tarde cuando las calles estén señalizadas para permitirlo.

«No se entiende que en un momento donde cada vez más se efectúan repartos a domicilio, se recorte el tiempo destinado a efectuar dichas tareas», añaden. También indican que dados los «conflictos permanentes que se ocasionan en estos espacios, impidiéndose en ocasiones que los comercios puedan abrir sus establecimientos u obstaculizándose durante horas la visibilidad de sus escaparates, debería establecerse zonas determinadas para efectuarse dichas tareas, tal y como se resuelve con el caso de los mercadillos ambulantes, donde se señaliza los espacios a ocupar».

En opinión de la entidad se resolvería de este modo «problemas permanentes en calles peatonales como en las calles En Sanz, Lonja y Taula de Canvis, o las plazas Merced, Lope de Vega. Nuestra propuesta es que se señalice en algunas vías calles peatonales áreas para las tareas de carga y descarga». El documento añade que «no hay que olvidar la rotura permanente de mobiliario urbano que luego difícilmente se repone y que quedaría solucionado». Otra de las alegaciones habla de ampliar el tiempo máximo de estacionamiento de 20 a 30 minutos.

Se propone un registro de vehículos dedicados a la distribución de mercancías «de forma exclusiva o circunstancial como el caso de vehículos no industriales pertenecientes al comercio y que en ocasiones se ven obligados a efectuar dichas tareas». La base de datos permitirá «identificar a todos los vehículos y operadores de la distribución de mercancías que operen en Valencia, facilitando el acceso a áreas de la zona central donde en el futuro pudieran implementarse medidas de restricción de acceso al vehículo privado». En cuanto a las operaciones de carga y descarga por obras, se reclama que la ordenanza incluya la obligación de reparar el pavimento por parte de las empresas en caso de daños, y de manera urgente.

Los comerciantes señalan en otra alegación la petición de suprimir la posibilidad de que las bicicletas puedan circular en sentido contrario en calzadas de un carril. «Resulta del todo temerario y confuso para los usuarios de las vías, conductores, peatones e incluso los ciclistas». A continuación indica que los semáforos específicos «no deben ser para bicicletas, dado que ello podría ralentizar la circulación de personas y vehículos, pero sí para autobuses».

Más información sobre Valencia