El colapso del Clínico se agrava por el plan de cierre de camas en verano

Protesta de los trabajadores del transporte sanitario ante la conselleria. / damián torres
Protesta de los trabajadores del transporte sanitario ante la conselleria. / damián torres

Personal del centro denuncia que la sala de preingreso vuelve a encontrarse completa y que siete pacientes esperan en Urgencias para pasar a planta

LAURA GARCÉS VALENCIA.

El Hospital Clínico de Valencia volvió a encontrarse con muestras de la necesidad de camas para ingresar a los pacientes que llegaron al hospital a través del servicio de Urgencias. El colapso que se detectó el jueves se repitió ayer en las instalaciones sanitarias de la avenida Blasco Ibáñez. La situación, como ya se informó, empezó a desencadenarse tras la activación del plan de verano que comporta el cierre de camas dentro del periodo de vacaciones y que en este centro sanitario afecta a 40 plazas.

A última hora de la mañana siete pacientes se encontraban pendientes de disponer de habitación para pasar a planta y el área de preingreso se encontraba ocupada al cien por cien, con ocho pacientes, según denunciaron desde el sindicato UGT. La Conselleria de Sanidad explicó a LAS PROVINCIAS a primera hora de la tarde que la dirección del centro sanitario había comunicado que todos los pacientes que requerían hospitalización tenían cama asignada.

SITUACIÓN

uPreingreso
El espacio habilitado para preingreso en una sala de espera no podrá reformarse porque sigue acogiendo a pacientes.
uInquietud
Los representantes de UGT temen que la situación se mantenga por el cierre de los ambulatorios por la tarde.
uEspacio
El Hospital Clínico está a la espera del inicio del proyecto para ganar espacio sobre la antigua Escuela de Agrícolas.

José Santamaría, representante de la formación sindical en este centro sanitario, insistió en que la situación se produjo, tanto el jueves como ayer, a pesar de que la presión asistencial para atención urgente no está siendo elevada: «No hay mucha gente en Urgencias». UGT considera que el hecho de que haya personas que se encuentren pendientes de plaza para ingresar llega como consecuencia de que «se han cerrado cuarenta camas por el plan de vacaciones y sigue habiendo actividad quirúrgica». El representante de la formación sindical consideró que no se «deberían haber cerrado las camas».

«Se han cerrado cuarenta camas y sigue habiendo actividad quirúrgica»

El representante sindical no sólo mencionó esta cuestión. Se refirió también a la situación del área de preingreso que en su momento se habilitó en una sala de espera y que ahora se mantiene operativa. Tanto es así que ayer este espacio, como ya ocurrió el jueves, acogía a ocho pacientes, su capacidad total. Santamaría lamentó que esta situación se mantuviera y, además, señaló que como consecuencia de tener que seguir necesitando este espacio para acoger a pacientes que no disponen de habitación ha provocado que allí «no se puedan hacer las obras de mejora que tenían previsto realizar».

A la denuncia que en los últimos días han trasladado desde UGT se añade el temor de los representantes de esta formación de que se mantenga la presencia de pacientes en espera de habitación para ingresar. El temor a que esto suceda se fundamenta, por una parte en que los centros de salud están cerrados por las tardes, de lo que puede derivarse que «los pacientes vendrán al hospital». Otra de las razones que señalan es que la población que atiende el departamento del Clínico «en un 80% son personas mayores», segmento de población que protagoniza buena parte de las necesidades de atención sanitaria.

El Hospital Clínico de Valencia ha sido objeto de críticas por falta de espacio en distintas ocasiones. En estos momentos se encuentra pendiente de que se acometa el proyecto de ampliación tras la adquisición a finales de 2017 de la antigua Escuela de Agrícolas -inmueble contiguo al complejo sanitario de la avenida Blasco Ibáñez- que la Generalitat compró a la Universitat Politècnica de València.

Más

Fotos

Vídeos