Los 30 km/h en Valencia cogen por sorpresa a peatones y conductores

Una de las señales de calle con circulación a 30 km/h. / irene marsilla
Una de las señales de calle con circulación a 30 km/h. / irene marsilla

Los usuarios consideran adecuada la medida si sirve para combatir la siniestralidad vial y reclaman mejoras en el transporte público | Peatones y conductores desconocen la reducción de velocidad en el 64% de las calles

ISABEL DOMINGO

«No sabía nada», «entonces, ¿qué calles dices que están afectadas?», «no me he enterado», etcétera. Son algunas de las contestaciones de los peatones y conductores consultados ayer por LAS PROVINCIAS tras la entrada en vigor de la nueva ordenanza de movilidad el pasado sábado con medidas como la limitación de velocidad a 30 km/h en cerca del 65% de las calles de la ciudad. Es decir, en la práctica, en dos de cada tres calles el contador no puede superar ese número.

Transcurrido el fin de semana, la restricción afrontaba el primer día laborable y, al igual que ocurría el sábado, la sorpresa era la tónica general entre los encuestados, ya que desconocían el cambio normativo. Eso sí, la mayoría consideró adecuada la decisión si permite una reducción de los accidentes. Así lo apuntaba, por ejemplo, Francisco, para quien «la seguridad vial debe ser una prioridad».

Lucía Montesinos, otra viandante, reconocía «desconocer lo de los 30 por hora» y, tras revisar el mapa de las calles afectadas, mostraba su alivio al comprobar «que en las grandes avenidas se puede seguir circulando a 50 km/h. De lo contrario, ¡imagínate los tapones de tráfico!».

En las inmediaciones de la plaza San Agustín, Alberto Sanz reclamaba «un mejor transporte público» y que «se dejen de medidas para marear a los conductores». Más zonas de estacionamiento o la reducción de los precios de los aparcamientos fueron otras de las peticiones que aprovechó para lanzar «a los que mandan».

Para Lluís Roig (motorista) la reducción a 30 por hora, que no conocía, «está bien» ya que «puede ser más seguro para nosotros, los ciclistas y los peatones». También aprovechó la ocasión para pedir al Ayuntamiento más zonas de estacionamiento para motos. «Así evitaríamos dejarlas en aceras», reconoció.

Mientras, Miguel Lluch puso en duda la efectividad de la medida al señalar que las calles de un único carril o de un sólo vial por sentido «no suelen ser por las que se accede a la ciudad y se pasa por ellas si vas buscando un sitio concreto o lugar para aparcar».

Tráfico sin incidentes

Respecto al tráfico, el primer día de la restricción de velocidad apenas tuvo incidencias, más allá de los habituales problemas en horas punta. Así lo constataban los usuarios consultados y también el presidente de la Federación Sindical del Taxi de Valencia y Provincia, Fernando del Molino: «No se ha notado demasiado porque en las calles de un carril nunca ha sido aconsejable ir a más de 30».

A su juicio, «la medida nos parece coherente para mejorar la seguridad en la ciudad. Hay que tener en cuenta que cada día hay más convivencia entre peatones y ciclistas y vehículos».

Por su parte, el secretario de la Unión de Consumidores (UCE) de Valencia, Vicente Inglada, también calificó de «positiva» la medida pero, a su juicio, «es necesario un cambio de hábitos por parte de la ciudadanía. Es como todo: antes de cambiar hay que educar y promocionar entre todos los ciudadanos y dar a conocer las ventajas para que las medidas sean entendidas por toda la ciudadanía y evitar conflictos. Estas medidas tienen que implantarse de manera progresiva».

Mientras, la Federación de Vecinos de Valencia, en declaraciones a la agencia Efe, consideró «importante» que se hagan controles de velocidad en las calles con circulación reducida a 30 kilómetros por hora, una vez superado el periodo de adaptación de la nueva ordenanza de movilidad.

Fuentes de la Policía Local de Valencia y de la concejalía de Movilidad indicaron que «no» les «consta» que se hubiera producido ninguna incidencia destacada tras la entrada en vigor de la nueva normativa.

Más