Ciudadanos acusa al Consistorio de dejar que los colegios públicos «se caigan a pedazos»

Ciudadanos acusa al Consistorio de dejar que los colegios públicos «se caigan a pedazos»

San José de Calasanz mantiene con puntales parte del centro a la espera de obras y en Raquel Payá hay un edificio cerrado

S. V.

valencia. El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner, denunció ayer que el alcalde Joan Ribó «está dejando que la escuela pública se caiga a pedazos».

Giner censuró «el lamentable estado de los colegios públicos de Valencia que Ribó debería rehabilitar con los fondos del plan Edificant». En este sentido, opinó que en este mandato «no sólo se han cronificado los barracones, sino que incluso se han instalado nuevos en colegios de Valencia, como en el Raquel Payá, donde se han cerrado un edificio porque una viga ha cedido y en su lugar han puesto tres barracones».

El portavoz de Ciudadanos argumentó que esta semana se ha reunido con portavoces de asociaciones de padres y madres de Valencia como el Santo Ángel de la Guarda, el San José de Calasanz y el centro Raquel Payá y que «son claros ejemplos de cómo Ribó ha abandonado la escuela pública».

En Santo Ángel de la Guarda los alumnos llevan ya 16 meses estudiando en barracones

En concreto, según Giner, «el centro Raquel Payá ha sufrido robos de los aparatos de aire acondicionado el pasado verano, tiene agujeros en las puertas de los cuartos de baño y un edificio cerrado porque una viga está carcomida. Ribó ha permitido que se queden sin aula de informática, de música, biblioteca y sin salón de actos.

El portavoz de Ciudadanos añade que el Ayuntamiento «ha tardado 13 meses desde que anunciaron las obras en este colegio hasta que han puesto por escrito el resumen del proyecto que quieren hacer, además reducen una línea y también las aulas para los alumnos con capacidades diferentes».

Sobre el Santo Ángel de la Guarda, Giner aseguró que «llevan 16 meses en barracones sin que se haya movido ni un ladrillo. Ribó ha trasladado a 300 alumnos a los barracones. En septiembre de 2017 se negó a acelerar las obras».

En el caso del colegio San José de Calasanz, lleva meses esperando la actuación de urgencia en el centro, porque tiene parte de la entrada apuntalada. Sobre esta cuestión, desde el Ayuntamiento explicaron ayer que la obra «la hará la Generalitat y acordaron con el centro y los padres empezarla en estas fiestas de Pascua». Los padres de este centro exigen que se haga con prontitud porque llevan mucho tiempo esperando una obra que consideran urgente para garantizar la seguridad de los asistentes al centro.