Cementerio de carros de la compra en el cauce del río en Valencia

Carros de la compra encontrados en el jardín del Turia y que se retiran para reciclarlos. / lp
Carros de la compra encontrados en el jardín del Turia y que se retiran para reciclarlos. / lp

El Ayuntamiento retira del jardín del Turia más de 40 unidades robadas de supermercados y las reciclará como chatarra

LOLA SORIANOVALENCIA.

El pulmón más grande de la ciudad se ha convertido en uno de los puntos del cap i casal donde se abandonan una gran cantidad de carros de la compra propiedad de los supermercados.

Si bien el jardín del Turia es el espacio verde de Valencia más transitados para hacer deporte o compartir el tiempo de ocio con la familia o amigos, también sirve de refugio a diario para las personas sin techo o con pocos recursos que utilizan estos carros como único medio de transporte para albergar sus pertenencias o buscar metales.

Los operarios que realizan la puesta a punto del jardín recogen con frecuencia estos grandes cestos con ruedas que aparecen debajo de puentes, entre los setos y plantas o incluso dentro de las fuentes que hay a lo largo del recorrido.

Sin ir más lejos, ayer, la brigada que realiza el mantenimiento del jardín del Turia sacó del almacén municipal existente junto al puente de las Glorias Valencianas, más conocido como el puente de Ademuz, más de cuarenta unidades que han ido retirando durante un tiempo del viejo cauce.

Entre los carros había de todos los tamaños y empresas que prestan servicios en los dos márgenes del viejo cauce y que han ido abandonando las personas sin recursos que duermen y buscan refugio en este espacio verde de la ciudad. En otras ocasiones, incluso han recogido carros de la compra que se han lanzado desde arriba del puente y que han llegado desmontados, en mal estado, al jardín del Turia.

Una vez reunido todo el material metálico, un camión accedió a la zona para retirar los carros y llevarlos a un punto controlado de reciclaje. Minutos antes, una persona que iba buscando metales para poder venderlos y conseguir algo de dinero, se llevó en uno de los carros tuberías, elementos de cartelería y un calentador en desuso que también había en el almacén municipal y que también se iba a reciclar.

Si bien estos 'carros de la pobreza' son el objeto que en más ocasiones tienen que retirar de la zona peatonal del jardín, también es frecuente encontrar otros objetos abandonados o que han sufrido actos vandálicos. Entre ellos cabe citar, por ejemplo, bicicletas, las muletas que se utilizan para apoyarse a la hora de andar, sillas de personas impedidas y, en alguna ocasión, hasta motos presuntamente robadas. De hecho, ya hace algunos años se tuvo que rescatar una bicicleta del sistema de alquiler de Valenbisi de la fuente del Palau de la Música.

En otro punto del jardín del Turia donde es frecuente ver carros de supermercados es a la altura del puente de l'Assut de l'Or, cerca de la Ciudad de las Ciencias. «A ambos lados del antiguo cauce hay centros comerciales y supermercados y se ve que la gente se lleva los carros», explican Juan Antonio Ramallo y Félix Martínez, de la asociación de vecinos de Alameda-Avenida de Francia.

Afirman que cuando más se nota la presencia de estos grandes cestos con ruedas es de cara al fin de semana. En este caso concreto, aseguran que «no se trata de personas sin hogar que van con los carros. Se ve que la gente que se concentra en la zona los fines de semana para hacer botellón en el jardín del Turia, acude primero a las grandes superficies a hacer acopio de las botellas de alcohol y los refrescos y ya se bajan con el avituallamiento para pasar la tarde o la noche». Desde esta entidad vecinal afirman que en esta zona es muy frecuente encontrarlos «igual que las botellas de cristal o de plástico que dejan tiradas por el suelo».