El catálogo patrimonial protege 28 refugios de la Guerra Civil

P. M. VALENCIA

El Plan de Ciutat Vella ha servido también para actualizar y aumentar el catálogo de los edificios y espacios protegidos por su valor patrimonial. Así sucede con un total de 28 refugios antiaéreos construidos durante la Guerra Civil, y que pasarán a ser considerados Bienes de Relevancia Local. Se da la circunstancia de que ninguno cumple las condiciones mínimas para una licencia de actividad, es decir, un negocio, por lo que están condenados a ser equipamientos públicos a expropiar.

Igual sucede con seis relojes de sol colocados en fachadas de iglesias o palacios, además de chimeneas de tipo industrial construidas antes de 1940, en este caso sólo un caso junto al IVAM. La misma categoría de Bien de Relevancia Local tendrán las pinturas murales de Josep Renau que decoran el interior del edificio situado en la calle Caballeros, 27, así como la iglesia de Nuestra Señora del Puig.

Se incorporan 12 nuevos elementos representantes de tipología, obrador, vecinal, casa acomodada, casa señorial o palacio, eclecticismo, arquitectura moderna, arquitectura contemporánea, arquitectura religiosa, industrial o edificación singular. Está el caso del Palacio de Eixarchs, el edificio Sagnier o el Mesón de Morella. También aparece en el listado el edificio de Correos de la plaza del Ayuntamiento, que de manera inexplicable no gozaba de dicha protección.

Por último, se añade un amplio listado de lugares, sobre todo edificios, vinculados a episodios históricos acaecidos en los años que Valencia fue capital de la II República, como sedes ministeriales, la embajada soviética o la residencia del presidente del Gobierno.