Catalá se plantea nombrar asesores del grupo a parte de los concejales salientes

Novo y Monzó, en primer término, con Grau y Ramón-Llin en la segunda fila de la bancada del hemiciclo. / damián torres
Novo y Monzó, en primer término, con Grau y Ramón-Llin en la segunda fila de la bancada del hemiciclo. / damián torres

Los ediles y cargos de confianza están investigados, aunque esa circunstancia no será tenida en cuenta a la hora de su renovación

P. MORENOVALENCIA.

La concejala electa del Partido Popular en Valencia y portavoz de esta formación, María José Catalá, está sopesando el rescate de concejales y asesores salientes de este mandato para que sigan trabajando en el Ayuntamiento los próximos cuatro años.

Así lo ha podido averiguar LAS PROVINCIAS de fuentes conocedoras del proceso, que además señalaron los nombres de Cristóbal Grau, Alfonso Novo y Eusebio Monzó en esta quiniela de cargos de confianza que va cogiendo forma y cuajará en los próximos días en un sentido o en otro. El primero ha participado activamente en la campaña de Catalá, además de tener una extensa experiencia en el Consistorio desde que empezó como asesor del entonces delegado de Tráfico, Jorge Bellver, antes de ser incluido en una candidatura por Rita Barberá.

El segundo y el tercero han sido portavoces del grupo municipal este mandato. Monzó cogió el relevo cuando el resto de ediles y asesores, excepto Carlos Mundina, fueron investigados en el caso Taula, en el llamado pitufeo por el donativo de mil euros al partido que presuntamente sirvió para blanquear fondos destinados a la campaña de 2015.

El rescate de ediles dependerá en gran medida del número de cargos de confianza que se acuerde

Todo eso está por ver, aunque las mismas fuentes señalaron que Catalá elaboró una lista electoral sin ningún investigado, al contrario de lo que sucedió con Compromís y el PSPV, donde está en esta situación por diferentes circunstancias el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, y su homólogo en Hacienda, Ramón Vilar. «Nadie ha apostado tanto como el PP por este tema», señalaron.

La recuperación de concejales y asesores del actual grupo municipal depende en gran medida del número final de cargos de confianza que tenga cada grupo. Según el acuerdo vigente desde julio de 2016, la cifra total para el Ayuntamiento es de 51 personas, aunque eso podría cambiar este mandato en función de la negociación de los portavoces. La etapa anterior comenzó con 45 contratados, aunque luego se elevó a uno más para cada formación y lo mismo para la alcaldía, que ahora tiene cinco en esta situación. El acuerdo es complejo y busca el equilibrio entre todos los partidos.

Sobre la situación del PP, las mismas fuentes precisaron que, una vez constatado que Compromís y el PSPV han incluido a investigados en sus listas, se trata de aprovechar la experiencia y la capacidad del actual grupo municipal, no en su totalidad por supuesto. Además de los citados nombres, también se baraja el de algún asesor. Con la proporción actual, los populares tendrían once plazas disponibles.

Catalá se ha planteado desde el primer momento ser la jefa de la oposición en el Consistorio, al quedar bastante adelantada con sus ocho concejales de los seis que logró el candidato de Ciudadanos, Fernando Giner. La renuncia de Enric Esteve, presidente de Lo Rat Penat, antes de recoger el acta de concejal, se interpreta en su círculo como un traspiés de escasa importancia al suponer la incorporación de Carlos Mundina, asesor y concejal.

Más