Catalá exige a Ribó que no «estrangule» el acceso de la V-21

EP

valencia. La portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Valencia, María José Catalá, pidió ayer al alcalde Joan Ribó que deje de «estrangular» los accesos a la ciudad y no impida la ampliación de la V-21. La concejala se pronunció en estos términos en un comunicado tras las peticiones de Compromís de paralizar las obras de ampliación de la vía. «Los valencianos no deben de pagar la fobia de Ribó a los coches. El acceso norte de Valencia soporta un tráfico muy intenso, con unos 70.000 coches diarios y atascos frecuentes. Por tanto, es necesario acometer ya esta actuación para no perjudicar a las miles de personas que acceden y salen de la ciudad para ir a sus trabajos», tal y como señaló la portavoz popular.

Además, Catalá apuntó que este proyecto «ha pasado todos los trámites administrativos preceptivos, con sometimiento a información pública y alegaciones», y recalcó que «incluso Compromís aprobó, junto al PSPV y Valencia en Comú, una moción en 2015 en apoyo a este proyecto». «Pedimos responsabilidad al gobierno municipal y que deje de poner trabas a esta obra que lleva mucho tiempo tramitándose y que, si ahora se paraliza, retrasaría las obras una década y supondría el colapso de la vía ya que, según las estimaciones, dentro de 10 años por aquí pasarían más de 82.000 vehículos al día», afirmó Catalá. También subrayó que el proyecto «mejora la capacidad de la vía que ahora sufre una importante congestión» y «aumenta la seguridad vial ya que se amplia una curva de radio reducido en el cruce sobre el ferrocarril que tiene carencias de visibilidad».

Además, instó a la portavoz socialista, Sandra Gómez, a pronunciarse sobre una actuación que depende de su compañero de partido, el ministro José Luis Ábalos.