Carriles ciclistas, jardines y obras en barrios dominan los presupuestos participativos

P. M.

Un carril ciclista en la avenida Cardenal Benlloch, una zona para perros en el barrio de San Isidro o la reforma de la calle José María Haro son algunas de las iniciativas planteadas por los vecinos en la convocatoria de este año de los presupuestos participativos, que salieron ayer a votación hasta el día 30.

A través de la página web municipal (www.valencia.es), los residentes pueden elegir obras y equipamientos hasta que se agote el dinero asignado al distrito en cuestión. En el Ensanche, por ejemplo, se plantea finalizar la remodelación de una serie de calles, así como la colocación de columpios en el bulevar central de la Gran Vía Marqués del Turia.

En otras zonas de Valencia han salido a votación iniciativas como la mejora del entorno peatonal del mercado de Abastos, la adaptación de las paradas de la EMT en El Perellonet o un parque de la huerta en San Miguel de los Reyes. Los itinerarios ciclistas son de nuevo protagonistas este año de las propuestas, junto con las zonas verdes.

El Ayuntamiento destinará este año ocho millones de euros para este programa, que será asignado a las cuentas de 2019 para que empiecen a tramitarse. Como novedad en esta convocatoria, las pedanías de Valencia (Norte, Oeste y Sur) tienen presupuesto propio. Previamente, los técnicos municipales han determinado la viabilidad de las demandas surgidas en las mesas de trabajo de los distritos o de manera particular, siempre que recibieran 30 apoyos en una fase previa. La única condición para participar es tener más de 16 años y estar empadronado en Valencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos