El botellón vuelve a la Creu Coberta y el entorno de la plaza de la Virgen

El botellón vuelve a la Creu Coberta y el entorno de la plaza de la Virgen
LP

PP y Ciudadanos cargan contra la inacción municipal en la lucha contra la bebida en la calle durante los últimos cuatro años

ÁLEX SERRANO

valencia. Una nueva noche de botellón mantuvo ayer en vilo a los vecinos de Ciutat Vella y la Creu Coberta. Ni la cercanía con las Fallas desmotivó a miles de jóvenes que salieron de nuevo a las discotecas y locales de ocio de la ciudad, previas reuniones ilegales para beber en la calle. Así lo denunciaron vecinos de ambos barrios, mientras PP y Ciudadanos exigían acciones rotundas por parte del tripartito tras cuatro años en los que «no se ha hecho nada», según la oposición.

Elías Sánchez de los Silos, presidente de la Asociación de Vecinos Bulevar Sur-San Vicente Mártir, explicó que en la noche del sábado al domingo hubo «botellón de madrugada y escándalo grande entre las 5 y las 6.45 de la mañana». La presencia de una discoteca junto a la Creu Coberta suele congregar a cientos de personas en los alrededores del monumento, sobre todo antes de entrar y cuando se cierra la sala de fiesta. «Salían voceando pero eran grupitos pequeños», comentó Sánchez de los Silos.

No es el único enclave de la ciudad donde ha habido botellón esta noche y donde los vecinos lo denunciaron ayer. Se repitió, como viene siendo habitual, en el distrito de Ciutat Vella, en barrios como El Carmen o La Seu. Rafael Mampel, presidente de la Asociación de Vecinos de Ciutat Vella, aseguró que hubo botellón «en la plaza de la Compañía detrás de la Lonja y en la plaza Ibáñez, detrás de la plaza de la Reina». «Esto es continuo todos los sábados, porque incluso llamando a la Policía Local sigue todo igual», lamentó Mampel. Cabe recordar que el botellón en Fallas provocó vergonzantes imágenes de personas orinando contra la Lonja, Patrimonio de la Humanidad, o contra la Iglesia de los Santos Juanes, lo que trajo aparejada una catarata de reacciones tanto en el Consistorio como entre los agentes sociales como vecinos o comerciantes de la zona.

La oposición también criticó la situación. María José Catalá, candidata del PP a la alcaldía de Valencia, lamentó que los focos «se han extendido por muchos barrios de la ciudad, debido sobre todo a la permisividad de Joan Ribó y sus concejales que no han puesto los medios necesarios, policiales y sociales, para reducir este problema». «Es muy preocupante lo que está pasando, porque en los botellones muchas veces hay menores consumiendo alcohol. La situación se le ha escapado de las manos al Gobierno municipal, y son cada vez más los vecinos que están sufriendo en las puertas de sus casas los malos olores, la suciedad y el ruido que provocan el botellón», denunció Catalá.

«El pasado año se redujeron en un tercio las denuncias por consumo de alcohol en la vía pública. Por ello, lejos de verse reducido este fenómeno, con Ribó como alcalde está aumentando en toda la ciudad», explicó la candidata, que insistió en que si es elegida alcaldesa una de sus prioridades será «reforzar los recursos humanos y técnicos de la Policía Local dedicados a la vigilancia y prevención del botellón, al mismo tiempo que pondré en marcha programas de ocio alternativo y campañas para informar a los jóvenes sobre las consecuencias para su salud que tiene el consumo de alcohol», tal como aseguró en declaraciones a este periódico.

El portavoz municipal de Ciudadanos, Fernando Giner, lamentó también que el botellón se haya multiplicado, «algo que está provocando molestias a los vecinos por el ruido, la suciedad y el deterioro de puntos emblemáticos de la ciudad. Falta diálogo y orden». «En Ciudadanos creemos que debemos afrontar el botellón con diálogo desde diversas perspectivas: la educación, la información y la voluntad del Ayuntamiento de hacer cumplir las ordenanzas», explicó el también candidato de Ciudadanos a la alcaldía, que como Catalá apuntó a Ribó como culpable del fenómeno, «que viene motivado por la dejadez e incapacidad política y la laxitud en el cumplimiento de las normas, unido a una mermada plantilla de agentes de Policía Local».

Los visitantes de la Marina de Valencia habrán detectado un mural que crece a ojos vista en las paredes del recinto, desde el restaurante Panorama hacia la dársena. Se trata de un mural de JLETSO // thecolorconcept. Es una iniciativa del colectivo ZEDRE - Art Mural i Cultura Urbana y está comisariado por Lluís Salvador. Los trabajos continuarán unos días hasta que el mural, pintado con motivos marineros, esté terminado en próximas fechas.