Benimaclet, 45 años de pancartas

Benimaclet, 45 años de pancartas

La asociación vecinal celebra aniversario sin perder fuerza reivindicativa | Los 450 socios forman una de las entidades más activas de la ciudad y ahora se centran en reducir las viviendas junto a la ronda norte

PACO MORENOVALENCIA.

La asociación vecinal de Benimaclet organizará el próximo día 14 en el Centro Instructivo Musical de Benimaclet una cena multitudinaria para celebrar su 45 aniversario. Fue en 1974 cuando un grupo de vecinos cansados de los continuos accidentes en las vías por donde transcurría el antiguo trenet (ferrocarril eléctrico de vía estrecha), así como en los cruces de la calle Poeta Emilio Baró, realizaron diversas concentraciones, duramente reprimidas, para reivindicar semáforos en dicha calle y pasos seguros en los cruces de las vías.

Desde ese momento se formó la asociación de vecinos de Benimaclet, la cual no fue legalizada hasta 1976. Ahora tiene 450 socios, asegura uno de sus miembros históricos, Paco Guardeño, quien recuerda que la primera reivindicación conseguida, antes que la eliminación del muro del 'trenet', fue la apertura de una guardería tras la firma de un convenio con el Instituto Social Obrero, una entidad dependiente del Arzobispado.

«Aquello fue un hito, estaba en la calle Providencia y en los años 80 el local fue adquirido para que abriera una escuela infantil». Los socios de la entidad tienen algo muy claro y es que deben ser como la gota malaya, la reivindicación permanente hasta que consiguen la dotación pública que necesitan.

Después de las primeras luchas llegaron las referidas a la creación colegios, centros de salud, institutos, la recuperación del centro histórico y de los carnavales, así como la organización de carreras populares, los huertos urbanos o las peticiones de un urbanismo mejor.

En el largo camino iniciado hace 45 años, Guardeño destaca la recuperación de parcelas degradadas situadas en el PAI Benimaclet Este, para transformarlas en cerca de 10.000 metros cuadrados de huertos urbanos, divididos en 100 parcelas de entre 40 y 60 metros cuadrados cada uno.

Cada parcela está cultivada por grupos de 3 ó 4 amigos, por entidades escolares (Colegios Públicos Pare Catalá y Carles Salvador) o también oenegés. Los huertos son, a diferencia de otros de la ciudad gestionados por el Ayuntamiento, autogestionados por los propios hortelanos. Alrededor de 300 personas participan en este proyecto.

En febrero de 2010, recuerda, se consiguió la transformación de una parcela de 4.000 metros cuadrados del mismo PAI en zona de aparcamiento para vecinos, entre las calles Mistral y Lliri Blau.

El día 14 será una jornada emotiva donde «nos encontraremos vecinos de diversas generaciones, que en diferentes etapas han contribuido con su desinteresado trabajo a que Benimaclet sea un barrio mucho más habitable. En la cena nos acompañarán representantes de diversas entidades sociales, culturales, deportivas del barrio y de otras zonas de la ciudad».

Al encuentro irán representantes de los partidos políticos de la ciudad, con los cuales «nuestra entidad siempre ha mantenido una relación de colaboración, pero llegado el caso también de denuncia y lucha. Así seguirá siendo», añade a modo de colofón, para seguir enumerando triunfos de la asociación: «el instituto Ferrer i Guardia, que costó dos años de peticiones, dos centros de salud y ahora queremos que en el PAI de Benimaclet no se hagan tantas viviendas y se tenga en cuenta la opinión de los vecinos a la hora del diseño del barrio», dice en referencia a los 1.345 pisos anunciados por una empresa y aún sin aprobar.