Los bares del centro pagarán 600 euros más al año por la subida de tasas de Ribó

Terraza de un bar en la zona del centro histórico. / irene marsilla
Terraza de un bar en la zona del centro histórico. / irene marsilla

Los hosteleros exigen una reunión urgente con el concejal de Hacienda porque desconocían los incrementos y no descartan alegar

LOLA SORIANOVALENCIA.

Tener un local de hostelería con terraza en el centro de Valencia costará 600 euros de media anual más que hasta ahora. Este es uno de los 'regalos' sorpresa que el gobierno del alcalde Joan Ribó ha preparado tras las vacaciones estivales para los hosteleros. Y es que a las subidas anunciadas de tasas e impuestos como el del IBI, Bienes Inmuebles o Actividades Económicas (IAE) que se aprobarán de forma inmediata, ahora se suma esta nueva carga para los bares y restaurante que dispongan mesas y sillas en la vía pública.

El aumento de la tasa de las terrazas que va a fijar la concejalía de Hacienda irá por zonas, en función de la ubicación del negocio. Cabe destacar que el punto más caro será la zona centro. En las inmediaciones de la plaza del Ayuntamiento, paseo de Ruzafa o la calle Ribera se prevé una subida de hasta el 40% de la tasa de mesas y sillas, lo que se traducirá en los ya señalados 600 euros más por anualidad.

Según explica el secretario general de la Federación de Empresarios de Hostelería de Valencia, Rafael Ferrando, «si esta tasa se hace efectiva, perfectamente puede afectar a 300 establecimientos de hostelería. Sería una medida que afectaría a muchos locales».

El incremento que se aplicará a las terrazas de zonas como Ruzafa será del 17%

En una segunda zona, que comprende puntos como Ruzafa o la zona de la Ciudad de las Ciencias y Alameda, por ejemplo, supondrá un incremento para los hosteleros del 17% respecto al presente ejercicio. Y en una tercera zona, que ya sería en los barrios, el aumento que quiere aprobar el Ayuntamiento de Valencia es del 1%.

El portavoz de este colectivo de hostelería afirma que la intención de subir las tasas que se aplican a las terrazas les ha pillado por sorpresa. «No nos habían informado previamente desde el Ayuntamiento y no podemos creerlo. Nos haría mucho daño», comenta Rafael Ferrando.

De hecho, afirman que estos días habían conocido por la prensa que iba a producirse un aumento generalizado de impuestos, «y por eso hemos pedido una reunión con el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, porque queremos que nos explique los conceptos antes de que lo lleven a aprobación en el pleno. Nos gustaría darle a conocer nuestro malestar». Y añaden que fue el miércoles, durante una reunión con el grupo Ciudadanos, cuando conocieron el aumento de las tasas de las terrazas que está preparando el Ayuntamiento de Valencia. Los hosteleros afirman que es urgente que el edil de Hacienda les reciba «porque nos gustaría hacerle ver que no es una subida lógica, es desmesurada».

Medidas

A la pregunta de si van a realizar actuaciones o medidas de presión frente a la medida, Ferrando indicó que optarán por el diálogo. Del mismo modo, añade que si se llegara a la situación de que se aprueben estas subidas en el próximo pleno, «ya tendríamos que hacer alegaciones, pero realmente no nos gustaría llegar a ese punto. Lo que pedimos es que sean subidas proporcionales y acordes a las circunstancias. Es decir, conforme a la situación del IPC. Lo que no es nada normal es que suban de golpe un 40% o 43%».

Precisamente, ayer, el portavoz de Ciudadanos en el Consistorio, Fernando Giner, ya criticó que «el alcalde obligue a los hosteleros a pagar un incremento medio de aproximadamente 600 euros anuales por tener una terraza en la zona centro de Valencia».

Según Giner, el aumento de tasa de las terrazas afectará en toda la ciudad a «aproximadamente 4.400 bares con terrazas en las tres zonas estipuladas por el Consistorio».

El portavoz de Ciudadanos añadió que «la subida de impuestos de Compromís y el PSOE no asfixiará sólo a los autónomos y a los empresarios, sino también a las familias de clases medias.

Añadió que «el afán recaudatorio de Ribó, con la tasa de mesas y sillas, provocará un aumento de la recaudación del Ayuntamiento de Valencia de 133.803 euros, ya que pasará de 2,3 millones a un total de 2,4 millones de recaudación». Y afirmó que «engrosar las arcas públicas a costa de los autónomos y de las familias de clase media no tiene ningún sentido».

Fernando Giner y el edil de Ciudadanos Rafa Pardo, también recordaron que en la actualidad «existen más de 2.000 licencias de terrazas atascadas en el Ayuntamiento por la falta de gestión del bipartito. Y nos encontramos con que quien reciba ahora una licencia, tras un largo tiempo de espera, tendrá que pagar un precio que es totalmente desorbitado».

Más