Los valencianos piden unas playas sin humos

Muchos valencianos piden que, por el momento, se proporcionen ceniceros para evitar que la arena se llene de colillas./Damián Torres
Muchos valencianos piden que, por el momento, se proporcionen ceniceros para evitar que la arena se llene de colillas. / Damián Torres

El Ayuntamiento estudia si prohibir el tabaco en la costa para el verano que viene, en una medida que todavía no se ha decidido

NURIA VALLADOLID

La cala Retor de Oropesa del Mar, Castellón, se ha convertido en la primera playa libre de humo de la Comunitat Valenciana, en una medida de carácter divulgativo, no sancionador. El acontecimiento, unido a la posibilidad de que el Ayuntamiento de Valencia aplique algo similar en la ciudad, no ha tardado en despertar distintas opiniones entre la ciudadanía.

Los valencianos se muestran, en un principio, de acuerdo con que se prohíba fumar en las playas. Muchos manifiestan su preocupación respecto a la contaminación del entorno y del agua, y se quejan de las colillas que ensucian la arena. «Ante todo, tengo conciencia», afirma José Luis, un valenciano fumador que asegura estar harto de recoger las colillas que otros se dejan en la playa.

Así, la principal preocupación es la basura que el consumo de tabaco genera, por delante del riesgo a ser fumador pasivo. «El humo no me molesta, pero la gente tira las colillas y después las pisamos los demás, o incluso los niños», explica Rober, que se muestra a favor de que se prohíba el tabaco en la costa.

Sin embargo, no todos están tan convencidos. También son varias las personas que aseguran que la medida les parece exagerada. «La playa es un sitio al aire libre, y encuentro excesivo que no se permita fumar», afirma Marta, que, además, señala: «No veo a quién le puede molestar».

El debate ha ido cogiendo fuerza desde que el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Valencia comunicó, el pasado 10 de agosto, su intención de presentar una moción ante la Comisión de Ecología Urbana y Emergencia Climática, para pedir la puesta en marcha de la iniciativa de playas sin humo. La concejal de los populares, Marta Torrado, aseguró que la intención del grupo es promover «hábitos de vida saludables» sin imponer ningún tipo de sanción, y aprovechó para recordar que la medida funciona ya en muchas autonomías españolas, por lo que tanto la Comunitat como Valencia se encuentran «a la cola».

Por su parte, fuentes cercanas a la concejalía de Playas aseguran que el Ayuntamiento de València está estudiando la implantación de la medida, pero que todavía no pueden hacerse concreciones. Así, destacan que no se aplicará lo que diga «ningún político en un arrebato», sino lo que se obtenga de un estudio minucioso de la situación. De hecho, después de ser nombrado concejal delegado de Calidad Acústica y del Aire y de Playas, Giuseppe Grezzi comunicó que, dado que uno de los objetivos principales es mejorar la calidad del aire, se está estudiando la situación de las playas de Valencia, así como el resultado que la medida de las playas sin humo va dando en los municipios en los que ya se ha aplicado, para determinar qué es lo más favorable para las costas.

Por ahora y mientras se deciden acciones futuras, muchos valencianos piden que se proporcionen una serie de facilidades para evitar que las colillas continúen tirándose y contaminando la orilla. «Deberían darse recipientes para poder tirarlas», defiende José Luis.

La idea ya la ha tenido el Ayuntamiento de Benidorm, Alicante, que lanzó ayer una campaña en la que repartirá 20.000 ceniceros reutilizables para intentar combatir la contaminación y concienciar a la ciudadanía de la importancia de mantener la costa libres de colillas.

Valencia todavía está en proceso de decidir si se aplican medidas para mantener sus playas libres de humo, en un debate que ya ha captado la atención de los ciudadanos.