El Ayuntamiento de Valencia estudia que los manteros compartan espacio con los mercadillos extraordinarios

Manteros en los alrededores del Mercado Central/Jesús Signes
Manteros en los alrededores del Mercado Central / Jesús Signes

El Consistorio matiza que la legalización de estos vendedores, senegaleses en su mayoría, afectaría únicamente a quienes venden productos originales

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

El Ayuntamiento de Valencia propondrá, en el borrador del Plan Municipal de Inmigración que presentará la concejala de Cooperación al Desarrollo y Migración, Neus Fábregas, en el Consejo Municipal de Migraciones, que los manteros compartan espacio con los mercadillos extraordinarios o mercados municipales e, incluso, que tengan un espacio acotado únicamente para ellos.

En cualquier caso, esta «regularización de la labor profesional», como la llama la misma Fábregas, afectaría únicamente a quienes vendan productos no falsificados, tal como ha publicado hoy el diario El Mundo y ha confirmado la edil a LAS PROVINCIAS. Asegura Fábregas que muchos de los manteros son artesanos «que buscan un proyecto de vida», como los comerciantes que disponen de un establecimiento en las calles de la ciudad.

Preguntada sobre si teme la reacción tanto de los comerciantes como de los vendedores en mercadillos extraordinarios, que se han manifestado en muchas ocasiones en contra de los manteros, asegura Fábregas que los empresarios «serán conscientes de que estas personas simplemente buscan ganarse la vida». El Consistorio no intervendrá en el permiso de residencia o de trabajo de los manteros, porque esa cuestión corresponde únicamente a la Delegación del Gobierno.

El texto de la propuesta dice, literalmente: «Estudiar, para los manteros y las manteras, su ubicación en un espacio de la ciudad y trabajar un proceso para conseguir, bajo forma de cooperativa, sociedad laboral u otra, su inclusión en los mercados extraordinarios de calle».

El concejal de Comercio, Carlos Galiana, asegura que «mientras todo sea legal y tengan las mismas obligaciones que el resto de la venta no sedentaria», no ve problema. «Actualmente», añade, «no tenemos espacios libres en los mercadillos ya que estamos en medio de una revisión total de todos los permisos, pero en cuanto se abra un proceso de adjudicación pública de los puestos libres, si cumplen con toda la legalidad exigible, podrán presentarse sin problemas».

Fotos

Vídeos