El Ayuntamiento refuerza la limpieza en el centro tras las quejas de comercios y vecinos

Contenedores colocados en una calle del centro de Valencia. / lp
Contenedores colocados en una calle del centro de Valencia. / lp

La contrata colocará más contenedores y el barrido se incrementará por las tardes en las zonas de mayor afluencia de turistas en Ciutat Vella

PACO MORENOVALENCIA.

Tras las quejas de asociaciones de vecinos y comerciantes de los últimos meses, el Ayuntamiento ha dado el paso de reforzar la limpieza y recogida de residuos en el centro de Valencia. Más contenedores y refuerzo de personal por las tardes son dos de los aspectos que destacó ayer el delegado Sergi Campillo, nuevo responsable de Limpieza desde julio.

La asociación de comerciantes envía fotografías desde el pasado junio al Consistorio para alertar de esta situación, recordaron ayer fuentes de la entidad. Contenedores y papeleras repletas en las zonas más turísticas del centro, que perjudicaban la imagen de la ciudad.

El éxito de la afluencia de visitantes tiene ese derivada, al necesitar de más servicios básicos en los meses de verano. El éxodo estival de los vecinos ha desaparecido en parte y queda anulado en muchos barrios por el fenómeno del incremento turístico, donde cada año se baten récords de pernoctaciones.

Los comerciantes piden más concienciación ciudadana para gestionar mejor los residuos Amics del Carme cuestiona el efecto del aumento de recursos: «Habrá que esperar a ver cómo va»

Durante este mes y septiembre las zonas de Ciutat Vella con mayor intensidad de actividad comercial, afluencia de gente y densidad de zonas turísticas y restauración contarán por este motivo con una serie de acciones de mejora y refuerzo en la recogida de residuos urbanos.

«Se trata de dar servicio en zonas con un incremento de la afluencia turística en verano», explicó el concejal Campillo, quien recordó otras iniciativas impulsadas los últimos años en verano, como la colocación de 66 papeleras amarillas para el reciclaje de envases ligeros en el entorno de la Ciudad de las Ciencias.

En esta ocasión, con un presupuesto de 11.450 euros se han ampliado en Ciutat Vella 50 contenedores de carga trasera de un millar de litros, una veintena de contenedores de carga lateral de 3.200 litros y otros cinco de papel y cartón de la misma capacidad. Además, se han sustituido 75 depósitos de carga trasera de 1.000 litros por otros seminuevos del stock de los servicios, junto al incremento de un servicio por la tarde para el vaciado de papeleras y la retirada de basura en el entorno de los contenedores.

Fuentes de la asociación de comerciantes indicaron sobre esto último que el Consistorio «se ha implicado y es de agradecer el esfuerzo», recordando que es también «debido al mal uso que hace la gente de las papeleras, o incluso dejando la basura fuera de los contenedores cuando están vacíos. Esta situación es culpa de todos porque falta mucha concienciación».

Para la asociación de vecinos Amics del Carme, ahora toca «estar vigilante y ver si se cumple la mejora en la limpieza del barrio». Citaron ejemplos como el de la calle Jofrens, junto a la plaza Redonda. «Es increíble que alrededor de los contenedores haya siempre charcos y manchas de la basura que tiran». También el entorno de la muralla musulmana está en una precaria situación por los grafitis.

En los últimos meses, los residentes han denunciado el incremento de las pintadas y la suciedad derivada del botellón. «Toca esperar a ver qué pasa», insistieron. La plaza del Tossal es otra de las zonas conflictivas por suciedad en el barrio, donde la contrata debe baldear prácticamente a diarios para eliminar los efectos de los grupos que se dedican a beber en la calle de madrugada.