El Ayuntamiento prohibirá el alquiler de patinetes con aplicaciones móviles

Patinetes aparcados en una calle de Valencia. / jesús signes
Patinetes aparcados en una calle de Valencia. / jesús signes

Ribó rechaza esta opción para evitar que «se queden tirados en cualquier sitio» y anuncia un plan para convertir solares en parkings

S. V.VALENCIA.

El Ayuntamiento de Valencia prohibirá la actividad de empresas de alquiler de patinetes eléctricos a través de aplicaciones móviles porque, según el alcalde, Joan Ribó, su presencia «puede generar más problemas que beneficio» en la ciudad, ya que algunos quedan aparcados «en cualquier sitio» .

Así lo sostuvo en Los Desayunos de la Agencia EFE en el Colegio de Abogados de Valencia, donde el primer edil defendió que este tipo de vehículos de movilidad personal podrá desplazarse por la ciudad siempre y cuando se alquilen a empresas que tengan puntos fijos para recogerlo y devolverlo.

«Nos llegan experiencias de ciudades como Lisboa o Ámsterdam donde el patinete se deja tirado en cualquier sitio y es un problema para la circulación de las personas andando», detalló. Además, añadió que en otras como ciudades como Estocolmo «se están planteando seriamente quitar el 'sharing'» de patinetes eléctricos. Según Ribó, es «importante regularizar» la actividad de motos eléctricas y de bicicletas eléctricas, una opción que, indicó, se plantea introducir la empresa municipal Valenbisi.

El alcalde precisó que, de momento, circularán los patinetes que sean propiedad particular de cada usuario o bien de empresas que los alquilan con ida y vuelta, pero «no patinetes que se puedan aparcar en cualquier sitio y recoger con una aplicación porque generan muchos problemas».

Por otro lado, Ribó anunció un plan para convertir solares municipales en instalaciones deportivas básicas y aparcamientos, así como ceder otros para actividades sociales. Según explicó, esta iniciativa evita que los solares municipales sean «un nido de ratas».

El plan de actuación se ejecutará en una treintena, que afectará a 90.000 metros cuadrados. En concreto, hay tres solares que planea ceder a instituciones de investigación, caritativas o de ámbito formativo porque considera «importante que tengan una función» social.

Además, en una primera fase, el consistorio actuará en siete solares para hacer aparcamientos o convertirlos en instalaciones deportivas básicas, que puedan revertirse por necesidades municipales.

Respecto a los conflictos con el puerto, Ribó considera que la solución para el acceso norte, a su juicio, pasa por acelerar la mejora de la conexión ferroviaria. Por ello, manifiesta que «hay que convencer al Gobierno» de que la solución es «dedicar esos recursos del acceso norte» al túnel de Serrería, a potenciar las conexiones nacionales e internacionales y mejorar la de Zaragoza y el Cantábrico.