El Ayuntamiento estudia limitar más los apartamentos en el Cabanyal

Parque de la calle Doctor Lluch, en el Cabanyal. / irene marsilla
Parque de la calle Doctor Lluch, en el Cabanyal. / irene marsilla

La plataforma vecinal plantea reducir la altura de los nuevos edificios de viviendas en la parte próxima a la playa

P. MORENO VALENCIA.

El gobierno municipal estudia limitar más el número de apartamentos turísticos autorizados en el Cabanyal, al responder de este modo a una de las peticiones surgidas en las reuniones mantenidas con la plataforma vecinal. Así lo indicaron ayer fuentes de la concejalía de Desarrollo Urbano, quienes precisaron que está también en revisión el número máximo de alturas de los nuevos edificios en algunas zonas del barrio.

El Plan del Cabanyal se encuentra en periodo de exposición al público, un plazo que acaba el 15 de abril. En las reuniones previas con el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, surgió el asunto de los apartamentos turísticos como uno de los que más preocupan a los vecinos. El documento inicial habla de limitar su número en tres zonas. Desde la calle Doctor Lluch hacia el oeste habrá un tope de un 10% por manzana, mientras que hacia el este (el mar), será de un 30%. En la unidad de actuación de Eugenia Viñes será de un 40%.

En todo caso deberán respetar lo establecido por el Plan General, es decir, ocupar la planta completa y siempre por debajo de las viviendas donde residan vecinos. Las características del barrio, con casas bajas e independientes, ha obligado a una regulación de este tipo.

Otros asuntos que estudia el gobierno municipal es reducir el número máximo de alturas en cada planta. La programación inicial habla de planta baja más dos en el conjunto histórico protegido, mientras que en el resto se permiten más. El documento habla de 480 nuevas viviendas, de las que el 60% se califican de vivienda protegida a precio tasado oficialmente destinadas al alquiler vecinal, junto a la creación de 288 viviendas dotacionales (para menores de 35, mayores de 65 y colectivos vulnerables).

El plan urbanístico incluye el mantenimiento del sector que se extiende entre las calles Doctor Marcos Sopena y Eugenia Viñes. Tendrá 274 viviendas, con un expediente en tramitación desde 2005 y que se adjunta sin más cambios. Dado que dispone de derechos adquiridos reconocidos por una sentencia del Tribunal Supremo, sólo se modifica la ordenación para adecuarla a los criterios básicos del planeamiento y se mantienen las edificaciones existentes, sin derribarlas.

Los redactores del plan han establecido que un 10% de la superficie de calles rodadas quedarán para el uso vecinal (calles de preferencia peatonal) y para facilitar el acceso ciudadano a la playa, disponiéndose de edificios de aparcamientos públicos de alquiler social para los vecinos con una capacidad de más de mil plazas. La planta baja de estos inmuebles quedará con un uso terciario, posiblemente comercios y supermercados.