El Ayuntamiento continúa sin tramitar la sanción a las paellas doce días después

Cientos de asistentes a las paellas del viernes 12 en La Punta. / manuel molines
Cientos de asistentes a las paellas del viernes 12 en La Punta. / manuel molines

La Generalitat no ha recibido los informes municipales para multar a los organizadores por celebrar el evento sin autorización

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

Las sanciones a la empresa que organizó el pasado día 12 un festival de paellas universitarias en el Multiespai La Punta pese a no contar con autorización municipal se están haciendo de rogar. Aunque el mismo sábado tras el evento el Consistorio se apresuró a asegurar que iba a multar a la entidad encargada de la celebración de la fiesta, que congregó a 25.000 personas, tanto por vía penal como por vía administrativa, nada se sabe, por el momento, de las sanciones. Y lo poco que se sabe no es alentador: fuentes municipales confirmaron que ayer aún no se había remitido la sanción a la Generalitat por la celebración en sí del festival, mientras que sí se ha hecho lo propio con la multa por exceso de ruido, que gestionará la concejalía de Procedimiento Sancionador.

Según comentaron fuentes municipales consultadas por este diario en la mañana de ayer, el envío de la documentación a la Generalitat se hará «como muy tarde, hoy -por ayer- o mañana -por hoy-». La coincidencia de las fiestas de Semana Santa, con dos días no laborables (Viernes Santo y el pasado lunes) incluidos, ha retrasado la tramitación de la denuncia, que no ha sido trasladada aún a la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias. Tal como señalaron desde el Consistorio, la falta de personal ha jugado también un papel importante en esa lenta tramitación de las sanciones.

El proceso, con todo, no será rápido. Ni ágil. Una vez que el Consistorio traslade el expediente, con todos los datos, a la Generalitat, los funcionarios decidirán la sanción, que oscilará entre los 30.000 y los 600.000 euros (aunque las sanciones superiores son únicamente para casos reincidentes). Después, se remitirá la propuesta de sanción a la empresa organizadora de las paellas universitarias, que podrá presentar alegaciones. Todo el proceso puede demorarse semanas, según confirmaron distintas fuentes.

Además, paralelamente a esta sanción que tramitará la Generalitat en el seno del Consistorio se encuentra otra: por contaminación acústica. En este caso, como no se incumple la Ley de Espectáculos Públicos, es el Ayuntamiento quien gestiona la sanción. Eso sí, si no se considera una infracción muy grave, que pasaría a la Generalitat de nuevo. En este sentido, cabe recordar que precisamente el día 12 la Junta de Gobierno Local del Consistorio aprobó el traslado de competencias para gestionar las sanciones muy graves, que hasta entonces las gestionaba la Generalitat. Sin embargo, como la fiesta se celebró ese mismo día, por apenas unas horas, según fuentes municipales, la gestión de este tipo de sanciones la hará la agencia de emergencias. Así las cosas, si se decide imponer una multa por una infracción muy grave, será la Generalitat la administración que la imponga.

En cualquier caso, desde Procedimiento Sancionador explicaron que las sanciones a las que se expone la empresa organizadora por exceso de ruido van desde los 60 a los 600 euros para infracciones leves y de 601 a 6.000 euros para infracciones graves. En este último caso, además, se pueden retirar de manera temporal las licencias o las autorizaciones correspondientes.

Cabe recordar que el día de las paellas, la Policía Local de Valenia se personó en el Multiespai y, aunque no cerró el evento por considerar que por motivos de seguridad no era viable desalojar a los asistentes y que el botellón se dispersara por los alrededores de La Punta, sí se levantó acta de denuncia con picos de hasta 90 decibelios por encima del nivel máximo autorizado y por abrir el espacio sin permiso.