El Ayuntamiento de Valencia ya cobra el impuesto de construcción a edificios religiosos

Una de las sedes de la Universidad Católica. / irene marsilla
Una de las sedes de la Universidad Católica. / irene marsilla

El edil de Hacienda explica que ingresarán 1,5 millones y que sigue estudiando la fórmula para recaudar el IBI en las sedes con ánimo de lucro

LOLA SORIANO VALENCIA.

El anuncio ya se ha hecho realidad. El Ayuntamiento de Valencia ya ha empezado a cobrar el Impuesto sobre Construcción, Instalaciones y Obras (ICIO) a los edificios de la Iglesia que no están destinados al culto.

El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, explicó que «el envío de los recibos del impuesto de construcción ya han salido del Ayuntamiento». Y dijo que se está aplicando «una retroactividad de cuatro años».

Por este concepto el Consistorio espera ingresar un total de 1,5 millones de euros. A la pregunta de a cuántos edificios afecta, explicó que «es difícil de cuantificar porque hace referencia a cada licencia que se pida para hacer reformas. Puede haber varias licencias de un mismo edificio». Y añadió que corresponden a centros hospitalarios y centros educativos de nivel superior, es decir, del ámbito universitario.

Habrá bonificaciones por programar artes escénicas en valenciano o por tener en activo los campos

Esta es la primera actuación iniciada por el Ayuntamiento, pero el concejal de Hacienda confirmó que también se cobrará el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a los propietarios de estos edificios.

Vilar quiso aclarar que «no se trata sólo de edificios que estén a nombre de una congregación religiosa y que no estén destinados al culto o a la actividad social, sino que se está remitiendo a cualquier edificio que se acoja a la ley del mecenazgo para no pagar, sea de cualquier confesión religiosa o sea un banco. No se trata sólo de propiedades de la Iglesia Católica, sino todos los que se camuflen en la ley de mecenazgo y ejerzan una actividad lucrativa».

Vilar dijo que «lo que no puede ser es que ejerzan una actividad con una posición de ventaja, de competencia desleal».

El edil de Hacienda anunció que se congelan los impuestos y las tasas este año. «No vamos a subir el IBI» y, además, incluyen como novedad «poder hacer los pagos en tres fechas: el 30 de marzo; 31 de abril y el 30 de septiembre y podrán beneficiarse de la bonificación del 2%».

En cuanto a la ordenanza fiscal, Vilar indicó que han incluido tres novedades. «La primera es que las artes escénicas que programen al menos un tercio de la programación en valenciano tendrán una reducción del IBI del 50%. La segunda es un estímulo fiscal para el IBI agrario. Si tienen el cultivo en producción tendrán la reducción máxima del IBI del 95% y lo demostrarán ante el Consell Agrari Municipal».

La tercera novedad es que las personas con movilidad reducida que hagan obras en inmuebles para mejorar la accesibilidad «tendrán una bonificación del 90%».

Por otro lado, el concejal de Hacienda ha explicado que están haciendo efectiva la refinanciación de 130 millones de euros. «El cincuenta por ciento de esta cantidad lo pagamos a euribor más un punto y la otra mitad a euribor más medio punto y lograremos ahorrar dos millones de euros de interés».

Exigen la bajada del IBI

El portavoz del grupo popular, Eusebio Monzó, lamentó ayer que «el tripartito siga manteniendo la subida del IBI que aplicaron hace años y, en lugar de bajar este impuesto un 3% como propusimos desde el grupo popular para aquellos inmuebles de uso residencial, siga igual».

Monzó añadió que «la bonificación del 50% que ha anunciado para los teatros pone de relieve que se trata de una cuestión de voluntad política». Y advirtió que exigen que se baje el IBI «porque el Ayuntamiento tiene un remanente de 60 millones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos