La autogestión permite una mayor independencia y servicios novedosos

Protesta de los vendedores por los cambios de tráfico. / m. molines
Protesta de los vendedores por los cambios de tráfico. / m. molines

P. M.VALENCIA.

Las relaciones de los vendedores del Mercado Central con el actual gobierno municipal han tenido altibajos desde el principio del anterior mandato. Antes ya se habían producido protestas por el retraso del aparcamiento de la plaza Ciudad de Brujas, lo que luego se agravó con medidas de restricciones de tráfico que provocaron manifestaciones hasta la misma puerta del Ayuntamiento.

Es obvio que la llamada autogestión ofrece una mayor independencia de la Administración pública, al mismo tiempo que agiliza cualquier innovación en cuanto a los servicios para los clientes. Así lo indica la misma asociación, al recordar que desde que se inició el convenio «han ido surgiendo diferentes y novedosos servicios, que diferencia al Mercado Central respecto a otros mercados de gestión exclusivamente municipal: venta por internet y servicio a domicilio (incluso al resto de España o Europa), consigna frigorífica hasta las 9 de la noche o sala de lactancia, sin olvidar los servicios clásicos que exigen de continuo mantenimiento y mejora: parking, señalética, puntos de información, vigilancia, limpieza. El reparto de costes se establece entre los recursos propios generados por la asociación (35%), subvenciones de las diferentes administraciones (5%) y las tarifas que aportan los vendedores (60%).