Los atascos regresan a Valencia

Decenas de coches en un atasco en Valencia. / jesús signes
Decenas de coches en un atasco en Valencia. / jesús signes

Obras por culminar, embotellamientos y accidentes complican la vuelta a la normalidad en la ciudad

MAR GUADALAJARAValencia

El lunes amaneció algo negro en la ciudad y no fue sólo debido a las lluvias. La vuelta al trabajo se tornó un poco más complicada para quienes tuvieron que circular por la Valencia, sobre todo durante las horas punta del día. A primera hora de la mañana, pasadas las las ocho, el tráfico ya era denso en la Avenida del Cid. Mientras, en el centro, los vehículos estaban completamente detenidos en Jacinto Benavente. Para quienes el de ayer fue su primer día de trabajo, la vuelta a la rutina resultó aún más costosa de lo habitual al encontrar atascos, accidentes y obras que mostraron que tras el verano no todo vuelve a la normalidad en Valencia.

En los túneles inferiores se registraron parones debido a las lluvias, algo que fuentes de la Policía Local aseguran, se trata de algo común. Pero la gravedad aumentó a la salida del túnel de Gran Vía Germanías. En el cruce de la calle Ruzafa, justo antes del comienzo de Gran Vía Marqués del Turia, se pone inaugura con mayor afluencia la prohibición del giro con el que los vehículos que circulaban en ese sentido de la vía podían realizar un giro hacia la izquierda por la calle Ruzafa, con el que accedían hacia la calle Xátiva.

La instalación de una tubería en la avenida Jacinto Benavente sigue siendo uno de los puntos negros para la circulación

Durante este verano ya se sufrieron las retenciones por este cambio en la circulación. Con la llegada de septiembre y el inicio de la actividad en la ciudad, se detectan cada vez más intensas las retenciones en este punto. Esta nueva prohibición entorpece el habitual flujo de tráfico procedente de vías como Peris y Valero y Reino de Valencia, ya que tampoco aquellos vecinos que realizaban su salida hacia las grandes vías desde Reino de Valencia, podrán hacer ese habitual giro.

No sólo los cambios en la circulación dificultaron la fluidez en las vías. Las obras y proyectos urbanísticos que no han sido terminados durante los meses de verano, contribuyen a embotar la ciudad. La instalación de una gran tubería de agua potable iniciada el pasado mes de mayo, es la causa de los cortes en la avenida Jacinto Benavente. Desde las ocho y media hasta pasadas las nueve y media de la mañana los parones de los vehículos fueron constantes. Tan sólo está habilitada la circulación en uno de los carriles disponibles en la marginal izquierda del cauce.

La avenida del Cid es otro de los puntos negros en el que tras la vuelta de las vacaciones, se se generaron varios embotellamientos, debidos tanto por la eliminación de las pasarelas como por las obras que ocupan parte de un carril. En la calle Nou d'Octubre hubo tráfico denso en algunas horas del día. La causa de nuevo, se debió a los trabajos urbanísticos de reparación de la canalización eléctrica que ocupan dos carriles de circulación.El propio Ayuntamiento es quien informa sobre los cortes debido a las tareas de construcción urbanística que aún no se han ejecutado y continúan en trámite tras los meses de verano. Los proyectos estarían afectando a una veintena de calles.

Advierten de que la situación podría empeorar con el inicio del curso escolar

Así, conductores, vecinos y hasta la Policía Local, aseguran que lo peor está por llegar. Septiembre ha empezado, pero aún no se ha iniciado el curso escolar. Autobuses, paradas en doble fila e incluso las prisas se añadirán a la ecuación. Todo ello, sumado a las obras que hay en toda la ciudad de Valencia podrían ocasionar grandes afecciones en el tráfico rodado el próximo el curso escolar el día lunes 9 de septiembre, cuando los estudiantes y niños, den por inaugurado el nuevo curso.

Los accidentes son una arista del mismo problema. En el día de ayer, ocurrieron tres choques en diferentes puntos de la ciudad. No hubo ningún herido grave. Dos de las colisiones se produjeron entre turismo y moto, una de ellas en la avenida Pío XII en Campanar, y la otra en el Camí de Moncada.

Una veintena de proyectos aún en marcha tras el verano

Los meses de verano dejan la ciudad vacía propiciando la condición perfecta para realizar cualquier tipo de proyecto urbanístico, persiguiendo ocasionar la menor afección posible a los ciudadanos. Pero en esta ocasión, el verano ha sido suficiente. Las obras siguen afectando a más de una veintena de calles de la ciudad. El Ayuntamiento informó sobre los proyectos que aún están ejecutándose y a la vuelta de las vacaciones los vecinos se han topado de nuevo con tramos cortados, que ocasionan tráfico denso y retenciones. El concejal del Grupo Popular, Carlos Mundina, lo denunció reclamando que a lo largo de esta semna se establezca por fin «un plan serio de coordinación de las concejalías de Policía Local y, en manos del PSPV, Movilidad, en manos de Compromís, para esta vuelta de las vacaciones y mitigar los colapsos que pueden seguir sumándose a los que ya soporta la ciudad habitualmente por la pésima gestión de movilidad».