El alcalde dice que no se opone pero quiere el enlace ferroviario

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, insistió ayer en que no aboga por un acceso norte para camiones, defiende un enlace ferroviario «que debe estar conectado con el Corredor Mediterráneo», proyecto en el que ve la «punta de lanza para la proyección de la economía valenciana». Dijo que el Ayuntamiento «debe defender la dinamización económica de la ciudad y a la vez la calidad de vida en los barrios y la protección ambiental. Eso es lo que merece Valencia». Y lamentó que el PP «se haya plegado sin cuestionar nada los intereses de una gran empresa sin pensar en los barrios».