Muere Vicente Gallego Ibáñez, expresidente del Ateneo Marítimo de Valencia

Muere Vicente Gallego Ibáñez, expresidente del Ateneo Marítimo de Valencia

enía un fuerte sentimiento de pertenencia a su tierra, a su #mar y a su puerto, en el que trabajó casi toda su vida

V. G. / J. F.valencia

El expresidente del Ateneo Marítimo de Valencia, Vicente Gallego Ibáñez, ha fallecido de forma repentina en esta ciudad a los 80 años de edad.

Nacido en el Canyamelar, en 1936, Vicente Gallego fue un hombre con un profundo sentimiento de pertenencia a esta tierra nuestra, a su mar y a su puerto, en el que trabajó casi toda su vida como apoderado de la Agencia de Aduanas Francisco Varvaró Carsí.

Habitual del Ateneo Marítimo, terminó siendo presidente durante algunos años de la institución de la que siempre fue socio y a la que estuvo vinculado a lo largo de toda su vida.

Le sucedió en el cargo el actual presidente, Miguel Ángel Belenguer, quien recuerda bien la época en la que «Gallego era vicepresidente y Pepe Fabregat era el presidente, porque hicieron un tándem excelente». Belenguer lo describe como un hombre vinculado tanto a la institución como al Cabanyal «que nunca buscó el protagonismo y que también tuvo que atravesar momento difíciles en el Ateneo Marítimo por problemas económicos derivados del trato dispensado por la administración», recalca.

A Vicente Gallego, su tradición como ateneísta le venía de familia, porque su abuelo ya fue miembro de un ateneo que hubo en la época blasquista, germen del posterior Ateneo Marítimo. En opinión del actual presidente, «Gallego siempre consideró que el Ateneo Marítimo era un espacio cultural y de encuentro abierto a todos los vecinos, sin discriminación de ningún tipo, siempre que se respetaran las normas de educación exigibles».

Su estancia al frente de la presidencia no fue demasiado larga porque desencantado ante ciertas tensiones políticas presentó su dimisión. No obstante vivió también etapas muy satisfactorias y tuvo el placer de entregarle al secretario y jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo, el Premio a la Tolerancia concedido por la institución.

Uno de sus hijos, también Vicente, destacado entre los poetas más prestigiosos de la generación de los noventa, describe a su padre como «un hombre de familia, de bien y de palabra. Entusiasta del fútbol y socio del Valencia durante muchos años y con un sentido del humor a prueba de desastres. Fue querido por todo aquel que tuvo el privilegio de conocerlo. Supo disfrutar de esta vida respetando profundamente el gusto de todos, y la hizo más hermosa con esa alegría suya tan particular.

Falleció, de manera repentina, el pasado día 27 de marzo del año en curso. Supo amar y fue amado. Recordémoslo con gratitud».

 

Fotos

Vídeos