Discapacitados se quedan fuera de las ayudas para audífonos o sillas de ruedas

Los 400.000 euros presupuestados en 2016 se agotan sin cubrir todas las peticiones, pero el Consell podrá ampliar un 20% la dotación este año

DANIEL GUINDO

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas destinó el pasado ejercicio una partida presupuestaria de 400.000 euros para conceder ayudas para promocionar la autonomía de personas con diversidad funcional. Sin embargo, este importe se ha agotado sin que se hayan satisfecho todas las solicitudes presentadas, por lo que parte de los solicitantes se han quedado fuera de la convocatoria de las ayudas por falta de crédito, como han trasladado algunos de los afectados a LAS PROVINCIAS.

En concreto, con esta partida, la delegación que encabeza Mónica Oltra pretende subvencionar parte de la adquisición de bastones, muletas, andadores, sillas de ruedas o audífonos, entre un amplio abanico de elementos para mejorar el día a día de este colectivo, pero el importe destinado para tal fin, el mismo que el año anterior, ha sido insuficiente para atender todas las demandas. Sin embargo, desde Igualdad recalcan que este importe es el doble de los 200.000 euros destinados tanto en 2014 como en 2013.

Asimismo, fuentes de la conselleria matizan que, además de por falta de crédito, también se han denegado ayudas a discapacitados que incumplían los requisitos para optar a estas subvenciones o que pedían ayudas para instrumentos «fuera de catálogo», por lo que no han podido contabilizar la cantidad exacta de dependientes cuya solicitud no ha sido atendida y, por tanto, se han quedado fuera de la convocatoria de ayudas. Sin embargo, sí indicaron que con la partida del pasado año se han concedido subvenciones a 325 solicitantes (de media, unos 1.230 euros por persona).

En esta línea, añadieron también que, con el objetivo de atender a un número mayor de solicitantes, el importe de 400.000 euros se mantiene este año pero, como novedad, «se le atribuye la consideración de crédito ampliable hasta un 20% del presupuesto inicial.

Sin embargo, los discapacitados y dependientes que no han podido optar a las ayudas del pasado ejercicio, pese a haber realizado el gasto de los distintos soportes, temen que este año tampoco sean satisfechas las ayudas que han pedido, puesto que las facturas de compra corresponden al ejercicio 2016, de ahí que reclamen que la conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas tenga en cuenta esta circunstancia a la hora de aprobar las solicitudes de este año.

En concreto, la orden impulsada por la Generalitat, según recoge el propio texto, «establece las bases para la concesión de las subvenciones y ayudas para la atención a personas con diversidad funcional y para la promoción de la autonomía personal y de la accesibilidad», y van destinadas a personas que tengan reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33 %, así como los pensionistas con una incapacidad permanente.

Estas subvenciones se pueden solicitar para la adquisición de ayudas técnicas y productos de apoyo, para eliminar barreras arquitectónicas en el interior de la vivienda y la adaptación funcional del hogar, para la adaptación, o pueden suponer, incluso, ayudas de transporte para la asistencia a tratamientos y centros asistenciales.

La concesión de estas ayudas, asimismo, se tramita en régimen de concurrencia competitiva, por lo que se establece una puntuación a las peticiones (en función de las características de cada caso concreto) y se asigna la ayuda mientras quede presupuesto, de ahí que exista una puntuación de corte.